El Fin a la Selección en Educación, explicado con manzanitas

Es difícil poder escribir una columna tan popular como “La Reforma Tributaria explicada con manzanitas”, sin embargo hagamos el intento. Y es que no podía dejar de escribir sobre una medida en materia de educación anunciada esta semana y que, para mí, merece absoluta y correcta comprensión. Esta semana el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, junto con la Presidenta Bachelet anunciaron una nueva medida que forma parte de la “Reforma Educacional” que este gobierno desea impulsar. Esta medida corresponde al fin de la selección en la educación chilena. Esto se suma a la ya anunciada “desmunicipalización de la educación”, abordada en una columna previa, y forma parte de una reforma que pretende terminar con el copago en la educación básica y media en Chile, para lograr finalmente la tan anhelada educación gratuita en todos los niveles (pre-básica, básica, media y superior). Al respecto surgen varias preguntas, que espero poder abordar en detalle a continuación. Veamos.

¿Que es la Selección en Educación?

1932660
Fuente: La Tercera

La selección en educación es el proceso que llevan a cabo liceos y colegios, de enseñanza básica y media en Chile, con el fin de definir si un alumno aplica o no a ingresar a estos establecimientos. Estos procesos de selección pueden ser asociados con pruebas que realizan estos establecimientos para evaluar a un alumno postulante. Dentro de esto destacamos:

  1. Antecedentes académicos del alumno
  2. Habilidades del alumno
  3. Situación económica del alumno y su familia
  4. Proyecto educativo del establecimiento y afinidad con el postulante
  5. Antecedentes familiares

Importante señalar que en planteles de corte religioso, sean estos católicos, evangélicos, adventistas, masonicos, etc.  se incluyen otro tipo de pruebas de selección, como por ejemplo: la primera comunión, bautismo del postulante y familiares, si el alumno postulante vive con sus padres y estos están casados, etc.

Para ilustrar, recurramos a Charlie Brown y Snoopy. Suponga usted que Charlie Brown es apoderado de Snoopy. Charlie, cansado de su complicada vida, desea brindarle una educación, ojalá de calidad, a Snoopy, con el fin de alivianar un poco la existencia de ambos en este país y para que Snoopy adquiera herramientas de aprendizaje que le permitan, algún día, independizarse. Charlie Brown y Snoopy van a distintos establecimientos educacionales de los 3 tipos en Chile: particulares, particulares-subvencionados y municipales. Asuma que el dinero no es problema, la venta de limonadas es un negocio rentable para ambos. En cada establecimiento a los que acuden le realizan pruebas de selección a Snoopy, las ya mencionadas. Note que finalmente Snoopy recaerá en un establecimiento de acuerdo al resultado de esas pruebas. 

El Problema de la Selección

Peanuts-Charlie-Brown-and-Snoopy-Bookends1

El problema de la selección es que en Chile no todos los establecimientos educacionales son iguales en calidad. De acuerdo a datos del 2013 en Chile existen 12.114 establecimientos educacionales: 602 particulares, 6.017 particulares subvencionados y 5.425 municipales. Las estadísticas indican que los establecimientos con mejores resultados en pruebas SIMCE y PSU son particulares pagados, en alguna cuota algunos establecimientos particulares-subvencionados y algunos establecimientos municipales, mayoritariamente localizados en la Región Metropolitana. Estos últimos son conocidos como “Liceos Emblemáticos”: Instituto Nacional, Liceo Carmela Carvajal, Liceo Jose Victorino Lastarria, entre otros.

Usted podrá notar que Charlie Brown quiere lo mejor para Snoopy, a pesar de que quiere que se vaya y se independice. En ese sentido Charlie Brown privilegiará que Snoopy postule primero a aquellos establecimientos que destacan en calidad. Si no les va bien, acudirán a otros establecimientos, hasta que a Snoopy lo acepten en uno. Puede que finalmente Snoopy recaiga en un establecimiento de mala calidad. Ese es un problema, porque la calidad de educación que reciba Snoopy está condicionada a este proceso de selección, por ende su futuro y las herramientas que adquiera para independizarse. Sin embargo guardaré mi opinión critica al respecto para el final de esta columna.

El Fin a la Selección: Razones

7559679-una-mano-para-llegar-a-encontrar-seleccionar-a-una-persona-de-una-fila-de-personas

Quizás el Ministro de Educación y la Presidenta diagnosticaron esto con mayor detalle y dijeron a viva voz: ¡basta!. No más procesos de selección en la educación chilena. La Ley General de Educación (LGE) ya contemplaba esto hasta sexto básico: no se pueden aplicar procesos de selección, pero esto se quiere extender a toda la enseñanza básica y media. Expertos en la materia, de distintas corrientes, justifican esta medida. Ellos sostienen que los establecimientos de calidad en Chile no necesariamente entregan una educación de calidad, sino que como seleccionan, se quedan con los mejores alumnos y por eso destacan. Por otro lado señalan que estos procesos de selección son segregadores y discriminatorios. En ese sentido estos procesos “condenan” la educación de un alumno, a veces bajo criterios poco objetivos. Así ellos abogan porque cada niño pueda ingresar al establecimiento que según a la familia le parezca conveniente, sin pasar por procesos de selección, ya que la educación de calidad debe ser concebida como un derecho y no una opción concursable.

Problemas del Fin a la Selección

Fuente: La Tercera
Fuente: La Tercera

Aun con la política siguen surgiendo problemas. Suponga que ya no existen los procesos de selección antes mencionados. Sabiendo esto Charlie Brown y Snoopy van directamente a un establecimiento de calidad incuestionable, supongamos, el liceo emblemático “Instituto Nacional”.  No obstante muchas familias en Chile, sabiendo de esta política, acuden al mismo recinto. Los cupos en este establecimiento son limitados. Asumamos que hay 30 cupos, y los postulantes son 200. La pregunta es: ¿Como asignar esos cupos?. Los expertos plantean mecanismos alternativos tales como:

  1. Aleatoria (sorteo, tómbola, mecanismos al azar)
  2. Orden de llegada
  3. Localidad geográfica
  4. Hermanos en el mismo colegio, etc.

En ninguno de estos procesos de selección son relevantes los antecedentes familiares, la situación socio-económica del postulante o sus méritos académicos.

Con estos antecedentes, me tomo la licencia de dar mi opinión.

Discusión: Analogías necesarias

juez-snoopy1

En esto quiero ser enfático. En mi opinión terminar con los procesos de selección en base a méritos académicos sería un error. Para esto me gustaría apelar al sentido común. Esta “Reforma Educacional” plantea terminar con la selección, terminar con el copago, terminar con las becas y dar pie a la gratuidad total de la educación. Mi pregunta es: con estos antecedentes: ¿cuál es el incentivo para un alumno obtener buenas notas?. Si se saca buenas o malas notas, no habrán becas, ya que la educación será gratuita. Si se saca buenas o malas notas esto no incidirá en el proceso de admisión a un liceo o colegio. Si algún día quiere ingresar a la educación superior se enfrentará a procesos de selección, la PSU y el NEM (las notas ponderadas de su enseñanza media) pero será el primero en su vida escolar. ¿Como enfrentará ese proceso, si desde los 6 años hasta los 17 años no tuvo necesidad de destacar academicamente?.

Por otro lado quisiera profundizar en ámbitos de la vida cotidiana. En muchos ámbitos las personas competimos. Yo competí para ingresar a la universidad, competí para ingresar al magister, competiré para estudiar un master o doctorado en Economía, en Chile o en el exterior, he competido en el amor (lamentablemente), he competido en entrevistas laborales para ostentar un puesto de trabajo afín a mis expectativas, he competido en el deporte, etc. En la vida se compite desde tiempos prehistóricos.  Antes los aborígenes competían por alimento, ahora civilizados compiten por un trabajo. En el deporte hace poco compitieron ramas de distintas disciplinas, de distintos países, en los juegos ODESUR celebrados en Santiago. En el fútbol específicamente Alexis Sanchez compitió por un puesto en la, valga la redundancia, “Selección” Chilena y en el FC Barcelona. En la vida se selecciona y se compite. Desconocer aquello, en plena etapa de desarrollo y formación de una persona, como lo es la etapa de educación, me parece errado.

institutonacional1_12296

Es así como llego a la conclusión final de esta columna: la selección por méritos académicos no es el problema de la calidad de la educación chilena. El problema de la educación chilena es que los que pierden en la competencia se van a establecimientos de baja calidad y los procesos de selección incluyen pruebas poco ortodoxas: antecedentes familiares, estado civil de los padres, bautismo, primera comunión, situación socio-económica, entre otros. En eso estoy de acuerdo que se eliminen. Sin embargo la competencia por méritos académicos me parece un pilar fundamental de una competencia sana, objetiva y justa. De esta forma yo abogo porque se creen establecimientos de igual o mejor calidad a los que ya existen. Antes en el fútbol chileno eran siempre tres equipos que lo ganaban todo: Colo Colo, Universidad Católica y la Universidad de Chile. Si un niño quería ser futbolista debía ser seleccionado en alguno de esos tres equipos para ostentar a un futuro prometedor. Hoy ya no es así. Hoy la competencia es más abierta y clubes deportivos como O’Higgins de Rancagua, Unión Española, Iquique, Palestino, son candidatos al titulo. Eso sugiero para la educación en Chile. Más establecimientos de calidad, más liceos emblemáticos, ojalá en regiones, mejores profesores, más recursos en infraestructuras, mayor subvención por alumno, pero no el fin a la competencia

Por otro lado los mecanismos de sustitución a la selección existente, tales como un sorteo, tómbola o mecanismo aleatorio, me parecen totalmente poco serios. ¿Le parece justo que el futuro educacional de su hijo(a) quede a merced del azar?.

Este blog y yo profesamos un Chile con mayor igualdad de oportunidades. Y ese es el punto, de oportunidades. Yo creo en la competencia, le hace bien a los mercados porque bajan los precios y elimina posibilidades de colusión, como lo ocurrido con las farmacias. Yo creo en la competencia en el deporte, sirve como ejemplo para que los niños se sientan incentivados a superarse, destacar, darle una mejor calidad de vida a sus familias. Yo creo en la competencia laboral, mientras sea justa y estrictamente ceñida a aspecto profesionales, no discriminatorios. Sin embargo eliminar los procesos de selección en la educación chilena nos puede condenar, de paso, a eliminar ese incentivo, esa hambre, ese deseo de querer ser mejor, no exclusivamente en lo académico, sino también en lo artístico, en lo físico, en lo personal, en lo que cada uno estime conveniente.

Yo creo que en Chile no debemos eliminar la selección y la competencia, sino reformar la selección y la competencia. Que cada persona compita con igualdad de oportunidades y se nos evalúe, estrictamente, de acuerdo a eso.

Etiquetado con: