Los Forwards de Penta, explicado con manzanitas

En la siguiente columna explicaré una de las aristas más complejas del #CasoPenta. En un principio solo se pensaba que Penta eludía el pago de impuestos por la vía de la declaración de boletas de honorarios por servicios no prestados. No obstante, tras la acuciosa investigación llevada a cabo por la Fiscalía, se determinó una posible vía adicional: la suscripción de contratos forwards. Al respecto, el SII amplió su querella inicial por lavado de activos hacia Empresas Penta.

La columna se estructura de la siguiente manera. En una primera parte intentaré explicar en qué consiste un contrato forward. En una segunda parte ilustraré como Empresas Penta pudo haber eludido el pago de impuestos por la suscripción de este tipo de contratos. En una tercera parte, y final, realizaré una reflexión sobre el mal uso de este instrumento, además de establecer como esto podría involucrar a uno de los personajes más reconocidos de la política en Chile: el ex Presidente de la República Sebastián Piñera.

¿Qué es un contrato forward?

forward

Un contrato forward es un instrumento financiero, perteneciente a la familia de los derivados. Conciban instrumentos financieros como: depósitos a plazo (cuentas de ahorro en un banco), bonos, acciones, opciones, futuros, monedas, etc. Como su nombre lo dice, un forward es un contrato. Esto quiere decir que estamos hablando de un acuerdo formal entre 2 o más partes. ¿Qué acuerdan? una transacción futura. En un contrato forward, 2 o más partes, acuerdan la obligación de compra/venta de un activo, o bien, en una fecha en el futuro, a un precio previamente establecido.

money

 

Para ilustrar esto, recurriré a mis viejos amigos: Charlie Brown y Snoopy. Imagine que hoy, 09 de enero de 2015, Charlie Brown y Snoopy se encuentran en la calle. Ellos, entre diversos temas, terminan conversando de economía. Charlie Brown le plantea a Snoopy que él cree que el dólar subirá de precio en 2 meses más. Snoopy le plantea que cree lo contrario. Charlie, seguro de su convicción, le plantea un reto. Charlie le plantea firmar un contrato forward. Este contrato forward consiste en la transacción de 1 dólar a un precio de $650 pesos, el día 09 de marzo de 2015. Snoopy acepta. Redactan el contrato, lo firman ante notario, se despiden y cada uno se marcha a casa.

Llega el día 09 de marzo de 2015. Charlie se encuentra con Snoopy. Conversan sobre lo entretenido que resulta ser el blog Economía para Todos. Charlie se queja que Matías Godoy no le pide permiso para subir sus fotos. Snoopy dice que a él le da lo mismo, etc. Llegó la hora de realizar la transacción que se obligaron 2 meses atrás. Charlie le compra el dólar a Snoopy en $650 pesos. Sin embargo, resultó ser que Snoopy tenía la razón: el precio del dólar había bajado en 2 meses. Ninguno de los dos sabía cual sería el precio del dólar el 09 de marzo de 2015, pero Charlie creía que los dólares estarían por sobre el precio acordado y Snoopy creía lo contrario. El 09 de marzo de 2015 el precio del dólar es de $627 pesos. Snoopy, irradiando felicidad, toma sus $650 pesos y se dirige a una casa de cambio. Compra un dólar a $627 pesos y se guarda el vuelto: $23 pesos. Antes de la transacción Snoopy sólo tenía un dólar. Ahora un dólar y algo más. Charlie, triste, se queda con el dólar que le vendió Snoopy. Sin embargo nunca podrá olvidar que pudo haber comprado el dólar en una casa de cambio, a un precio más conveniente. Charlie tuvo una perdida financiera.

Los contratos forwards constituyen un instrumento financiero de cobertura frente al riesgo de mercado. Imagine un exportador de manzanas, que comercializa con un supermercado en Estados Unidos. El supermercado le encarga 5 toneladas de manzanas, a cambio de USD 2 millones que se pagaran en 6 meses más. Al exportador le resulta atractiva la venta, pero al precio del dólar de hoy. ¿Cual será el precio del dólar en 6 meses más?. Ante la incertidumbre, el exportador acude a un banco. El banco le ofrece un forward a un precio por dólar similar al de hoy. El exportador firma. El dólar puede subir de precio, o bajar, pero el exportador se aseguró. Puede tener una utilidad, si es que el dólar baja de precio, o una perdida, en caso contrario. De todos modos, el exportador aseguró sus ingresos futuros.

Los Forwards de Penta

tabla_18

Estuve 2 horas tratando de determinar como una empresa podía eludir el pago de impuestos a partir de un contrato forward. No lo entendía. No lograba establecer el nexo entra ambos propósitos: cobertura y elusión. Decidí cocinar para clarificar mi mente. Nada, pero la hamburguesa quedó buena. Leí artículos de prensa. Nada. Papá me llamó para avisarme de la hilarante rutina de Yerko Puchento. Me reí, incrédulo y admirado de la osadía y honestidad del humor hoy en día. Salí a fumar, a ver si eso contribuía. Finalmente, en el cuarto pucho, lo entendí. Mi reacción fue de incredulidad. Hice unos cálculos en mi cuaderno. Era claro. Una ordinariez. Eso siempre se me viene a la mente ante una situación donde los conocimientos avanzados, que no están a disposición de la mayoría de las personas, gestan un ilícito. Una ordinariez.

He señalado en anteriores columnas que en Chile las empresas pagan impuestos por sus utilidades, o también denominadas “renta” o “base” imponible. En palabras simples, por la suma y resta de sus ingresos y costos. Hugo Bravo, ex Gerente General de Empresas Penta, declaró ante la Fiscalía que el holding eludía el pago de impuestos por vía de contratos forwards. Bravo sostuvo que Penta firmaba contratos forwards un día cualquiera, falsificando la fecha de suscripción, con el fin de aparentar que el contrato fue firmado en el pasado. Este acto fraudulento era rentable, pues los precios de hoy ya se saben.

Para ilustrar. Yo sé que el viernes la Unión Española empató 2-2 con Santiago Wanderers. Pero el lunes pasado no lo sabía. Yo puedo falsificar una apuesta de Xperto donde apuesto por un empate, 2-2, con fecha del día lunes pasado. Voy mañana a cobrar mi apuesta. Gané dinero.

De acuerdo a Bravo, Empresas Penta hizo eso, pero no apostando a ganador. Usted se preguntará: ¿por qué no a ganador?. Yo también me lo pregunté. Muy simple: para generar perdidas contables. Empresas Penta un día sabía que el dólar estaba a $600 pesos. Firmaron contratos forwards simulando que habían sido suscritos hacía 2 meses atrás, donde ellos se obligaban a comprar dólares a $650 pesos. Dicha transacción representaría una perdida de $50 pesos por dólar. Eso iba a la contabilidad. Esas perdidas, al ser contabilizadas como gasto, disminuía las utilidades de Penta, la renta o base imponible, y por ende el pago de impuestos.

Bravo declaró que Carlos Alberto Deláno y Carlos Eugenio Lavín utilizaban este mecanismo para un propósito adicional: pagar bonos a los altos ejecutivos de Penta. Así como un aguinaldo, más cuantioso que los aguinaldos promedio en Chile. Imaginemos que un alto ejecutivo de Penta, extrañado por su bono, le preguntó al “Choclo”: “Oiga jefe, muy bueno el bono que me dio, pero: ¿como lo registra en la contabilidad? El Servicio de Impuestos Internos le va a reclamar“. El “Choclo”, seguramente respondía: “Tranquilo mijo, simulamos un forward”. Lo que en la contabilidad figuraba como perdida financiera por un forward desafortunado, en la práctica eran aguinaldos para los altos ejecutivos. ¿Qué le parece?.

Conclusión: ¿Y los cómplices?

PIÑERA
Pedro Pablo Díaz, Sebastián Piñera, Carlos Alberto Délano y Juan Bilbao

 

Al principio de la columna estipulamos que un contrato forward es un acuerdo entre 2 o más partes. Empresas Penta necesitaba 1 o más partes para suscribir estos contratos con fechas falsas. En rigor, cómplices. Sí, cómplices, si yo firmo un contrato hoy sé que la fecha de hoy es 08 de marzo de 2015 y no 02 de enero de 2015. Cómplices.

Dentro de los cómplices Bravo y la Fiscalía han señalado a empresas del Grupo Cruzat. Manuel Cruzat es sindicado como “el mentor” del “Choclo” Délano y Lavín. Un empresario en la última etapa de su vida, quien ostentó 5% del PIB en alguna década, y junto a connotados empresarios, como Ricardo Claro, generó una fortuna durante la década del 70′ y 80′. Sin embargo hay forwards que vinculan a una empresa llamada “Bancard”. Esta empresa es propiedad de un viejo conocido: el ex Presidente de la República Sebastián Piñera.

El día viernes 06 de marzo el Fiscal Nacional, Sabas Chahuan, señaló que ningún contrato forward de Penta estaba firmado por Sebastián Piñera. Hoy, diversos medios de prensa han señalado que Sebastián Piñera se reunió con sus ex ministros, posiblemente para abordar los días de cuestionamiento e investigación que se avecinan. Con respecto a esto no emitiré juicios. La justicia que haga lo suyo. Sin embargo, los vínculos parecieran ser abrumadores.

Para finalizar esta columna sólo decir que la ocurrencia de estos hechos pone a prueba, y a la vez insulta, la inteligencia de muchos. Es increíble pensar cuan escasa es la educación en Chile. Cuando hablo de educación, no me refiero a esa que se imparte en colegios, liceos y universidades. Me refiero a esa educación valórica, que viene del núcleo más importante de la sociedad: la familia. De la mano con la inteligencia, y en sumo complemento con los valores, debe apreciarse una clara distinción entre lo que es bueno y es malo. Entre lo honesto y lo perjudicial. Sino, la inteligencia se vuelve nociva y dañina para el bien común, en vez de beneficiosa para la economía. Es increíble pensar que nuestro país está comandado por individuos con tan nefasto estándar, perjudiciales para la economía. Opto por la esperanza de que tú lectura puede y debe generar un giro de 180º.

 

Etiquetado con: