El Financiamiento de la Política en Chile, explicado con manzanitas

Los casos Penta y Soquimich han expuesto una preocupante realidad en Chile: la evasión de impuestos y la oscura relación entre los negocios y la política. Y es que los chilenos han sido testigos de que empresas como Penta y Soquimich han financiado partidos y campañas políticas de forma irregular. Esta práctica ha sido transversal, como se ha señalado en columnas anteriores: diversos partidos políticos y candidaturas de derecha e izquierda han sido financiados por el mismo patrocinador.

Aquello no obedece a una lógica propiamente coherente y es así como surge la pregunta: ¿Cómo se financia la Política en Chile? Esta columna con Snoopy y manzanitas, busca responder aquella interrogante.

Financiamiento PÚBLICO

snoopy presidente

Los partidos y candidaturas políticas, tanto de un candidato a concejal como en el caso de un candidato a la Presidencia de la República, se financian a través de dos vías: financiamiento público y privado. En términos simples, tanto el Estado como entes privados financian la política. 

El Estado financia las candidaturas mediante anticipos y reembolsos. En este sentido el Estado, a través del Servicio Electoral, transfiere recursos a los candidatos antes y después de comenzar una campaña política. El criterio empleado se basa en los registros de sufragios de elecciones anteriores. Para explicar esto recurriremos a Snoopy.

Suponga que Snoopy fue candidato a diputado por el distrito 43: Hualpén y Talcahuano, en las pasadas elecciones parlamentarias de 2013. Snoopy, después de una sencilla y precaria campaña, obtuvo 10 votos. Snoopy, acongojado, plantea presentarse nuevamente como candidato a diputado por el distrito 43 en las elecciones parlamentarias de 2017.

El Estado, 5 días después de inscrita la candidatura, realiza un aporte a la campaña de Snoopy, equivalente a los votos obtenidos en 2013: 0,01 UF por voto obtenido; es decir, 0,01 UF por 10 votos. $246 por voto, aproximadamente. Si él decide ir como candidato de forma independiente, sin el apoyo y militancia de un partido político especifico, Snoopy no recibirá 0,01 UF por voto obtenido. En tal caso, Snoopy recibirá la división entre lo que el Estado haya asignado al partido político con menor cantidad de votos, por el número de candidatos independientes. Supongamos que el Partido Peanut’s fue la asociación política con la inferior cantidad de votos durante la última elección. El Estado les anticipó $100. En esta elección hay 10 candidatos independientes, entre ellos Snoopy. Snoopy recibirá $10 y el Partido Peanut’s recibirá $100 o más. ¿Qué equitativo no?

Después de las elecciones, el Estado realiza un aporte final. Este equivale a 0,015 UF por voto obtenido, menos el anticipo ya otorgado. Con este cálculo Snoopy puede obtener recursos adicionales del Estado, por concepto de reembolso. Esto cobraría mayor relevancia si a Snoopy esta vez obtiene más votos.

Financiamiento privado

partidos

Adicionalmente, la ley permite que Snoopy reciba aportes privados como financiamiento. Estos pueden ser:

  1. Aportes propios
  2. Aportes anónimos
  3. Aportes reservados
  4. Aportes públicos
  5. Créditos
  • 1.   Los aportes propios resultan simples. El título lo dice: propio. Imagine que Snoopy trabajó 3 años como babysitter de Woodstock. Por dicho trabajo percibió remuneraciones. Estas remuneraciones las ahorró y con eso desea financiar parte de su campaña. Bien.
  • 2.   En segundo lugar, están los aportes anónimos: las empresas pueden aportar a la campaña de Snoopy de forma anónima, siempre y cuando su aporte no supere las 20 UF. Es decir, $492.380.
  • 3.   Cuando una empresa desee aportar más de 20 UF, es decir, más de $492.380, el aporte automáticamente pasa a ser reservado. Esta es la denominada “vía legal” de financiamiento a la política. Los aportes reservados se caracterizan porque el candidato ignora la procedencia de aquellos recursos.

Incluyamos en nuestro ejemplo a nuestro querido amigo Charlie Brown. Suponga que Charlie Brown es un empresario millonario de Chile, dueño de bancos, mineras, canales de televisión, etc. Charlie desea aportar recursos a Snoopy, superiores a 20 UF. De acuerdo a la ley, Charlie debe depositar el aporte en una cuenta BancoEstado del Servicio Electoral (SERVEL). El Servel, con un par de días de retraso, estará encargado de traspasar estos recursos a Snoopy, a través de una o más transferencias. El objetivo es que Snoopy no sepa que es Charlie Brown quien financió su campaña, a fin de que Snoopy no se sienta auspiciado por alguien en particular.

  • 4.   Sin embargo, Charlie Brown puede preferir que su aporte sea de carácter público. En dicho caso, el Servel hará de conocimiento público que fue Charlie Brown quien donó recursos a Snoopy. No obstante, cuando se trata de empresas con fines de lucro, el Servel puede objetar el carácter público del aporte y mantener la reserva de la información. ¿Con qué fin? Con el fin de que Snoopy no sepa a quién “devolverle el favor”.
  • 5.   Finalmente los partidos políticos, al margen de las campañas, se pueden financiar a través de cuotas de sus militantes. Cabe destacar que todas las donaciones a partidos o candidaturas políticas están exentas del pago de impuesto, al considerarse “donaciones”.

Penta y Soquimich: Financiamiento irregular

maletin-dinero

Los casos Penta y Soquimich han develado una forma “irregular” de financiamiento a la política. Esta consiste en la emisión de boletas de honorarios por servicios no prestados, lo que se ha denominado “ideológicamente falsa”. Esta práctica consiste en que un cercano a un candidato emita una boleta a una empresa y reciba recursos por esa vía.

Volvamos al ejemplo. Suponga que Snoopy le ordena a su colaborador, Woodstock, que emita una boleta de honorarios a Charlie Brown, el magnate. Charlie recibe la boleta, transfiere recursos a Woodstock, y este los hace llegar a Snoopy. Mientras Snoopy recibe financiamiento de campaña, a su vez Charlie obtiene un recibo que le permite pagar menos impuestos. ¿Cuál es el problema hasta este punto?

  1. El primer problema es que Charlie pagará menos impuestos en sus empresas por la tenencia de boletas de honorarios. Con estas boletas reducirá su base imponible de impuesto de primera categoría y pagará menos o ningún impuesto.
  2. El segundo problema es que Charlie recibirá boletas por servicios no prestados. Nadie trabajó para Charlie, él hizo una donación política.
  3. El tercer problema es que esta vía busca esconder el aporte. En el papel, Charlie pagó por un servicio profesional, pero en rigor el aportó a una campaña política.

En la operación, Charlie, Woodstock y Snoopy saben que esto fue una donación política. Sin embargo el Servicio de Impuestos Internos (SII) y la opinión pública de Chile sólo saben que Woodstock al parecer trabajó para Charlie. La pregunta que surge es: ¿Por qué elegir esta vía?

Un juego de cartas

presidentes-de-Chile-juntos

Las donaciones podrán constituir un acto de caridad, pero no siempre se realizan de manera desinteresada. Piense usted en la Teletón: miles de empresas aportan, pero a cambio del donativo, buscan minutos valiosos de promoción dentro de las “28 horas de amor”. En esta instancia televisiva puedan comunicar, a viva voz, que su empresa una vez más aportó a la Teletón. Generalmente son los gerentes y colaboradores de las empresas, que luego de resaltar las virtudes, promociones y trayectoria de la empresa donante -durante 1 minuto-, finalmente anuncian el monto del aporte. Con el financiamiento de la política sucede algo similar.

Las empresas buscan aportar a la política con un determinado fin. De alguna forma sus donativos constituyen un poder de compra. Sus aportes se interpretan como cartas: imagine un juego de naipes donde el sumar cartas le aumenta la probabilidad de victoria en la partida. Mientras más cartas tenga, mejor. Ases bajo la manga, jokers, etc.

Sin embargo, en el financiamiento político la ley privilegia la reserva, todo lo contrario que en el caso de la Teletón: ni el candidato ni nadie debe saber quién realizó los aportes, a fin de evitar que estos sean considerados como “favores políticos por cobrar”. Sin embargo, casos como Penta y Soquimich revelan que en la práctica, muchos políticos chilenos saben quién realiza los aportes a sus campañas y lo que ella puede implicar. Y mucho más cuestionable aún, las empresas parecieran adquirir cartas de todas las pintas: corazones, picas, diamantes y tréboles.

Las pintas pueden ser un símil de colores políticos: azul y rojo, derecha e izquierda chilenas. Soquimich está siendo investigado por la Fiscalía y durante el proceso judicial se ha descubierto que están involucrados políticos de todos los sectores políticos, por lo que se presume que la misma empresa financia a la derecha y a la izquierda. Entonces, es posible inferir una alarmante realidad: la derecha es lo mismo que la izquierda. Pues, de no ser así, ¿cómo se explica que las mismas empresas financien a candidatos aparentemente rivales?

En “Economía para todos” abogamos para que en Chile la política se financie de forma transparente. La ciudadanía tiene el derecho de saber quiénes y con cuánto capital colaboran para que determinados conglomerados políticos integren el Poder Legislativo. Solo de esta manera es posible identificar los verdaderos intereses y motivaciones de los distintos candidatos a cargos políticos.

Mientras la ley continúe privilegiando el secreto, por sobre la transparencia como elemento nuclear de los procesos electorales, es posible que este financiamiento “ideológicamente falso” siga practicándose.

Etiquetado con: