Hipotecas y Pensiones, explicadas con manzanitas

En esta columna intentamos explicar, con manzanitas, el acuerdo adoptado por la Cámara de Diputados que busca permitir que jubilados puedan hipotecar sus viviendas, en búsqueda de mejores pensiones. Con 44 diputados a favor, el viernes 03 de Julio se aprobó la idea de proponer esta alternativa a la Presidenta Bachelet, con la esperanza de que la Mandataria emita un proyecto de ley en esta materia. Al respecto, entregamos antecedentes sobre el polémico proyecto, que busca dar opciones para solucionar el desalentador panorama que caracteriza las pensiones de vejez en Chile.

El Proyecto de ACUERDO

diputados pensiones

De acuerdo a Radio Cooperativa, el 9 de abril se ingresó en la Cámara de Diputados un proyecto de acuerdo que permitirá que jubilados puedan hipotecar sus viviendas, con el fin de aumentar sus pensiones de vejez. Esta iniciativa fue presentada por los diputados de Renovación Nacional: Germán Verdugo, Alejandro Santana, Diego Paulsen, Germán Becker, René Manuel García, Jorge Rathgeb y Bernardo Berger, además de los diputados de la Unión Demócrata Independiente: Osvaldo Urrutia y David Sandoval.

La idea del proyecto es que adultos mayores reciban cuotas mensuales, equivalentes a la tasación comercial de sus viviendas que, en suma a la pensión que reciben de AFPs por los ahorros de su vida laboral, aumenten sus ingresos para su vejez. El proyecto establece que si el pensionado muere, los hijos podrán pagar el equivalente al monto del préstamo o desprenderse de la vivienda, como forma de pago.

Las pensiones en Chile

pensiones
El Mercurio

En Chile las pensiones, en promedio, alcanzan un valor de 7,99 UF. Esto equivale a $199.734Este panorama dista bastante de los ingresos promedio en nuestro país. De acuerdo a la Superintendencia de Pensiones (SAFP), el ingreso imponible promedio (ingreso que declaran los trabajadores a las AFP), es de $666.703. Sin embargo, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el ingreso promedio en Chile es de $554.320. Con todo, INE reporta que un 70% de los ocupados obtiene ingresos inferiores a $426.000.

En simple, 7 de cada 10 chilenos tiene un sueldo inferior a $426 mil y los chilenos jubilan con un tercio del ingreso que ostentan en su vida laboral.  

Para clarificar esto recurriremos a nuestro amigo Charlie Brown. Supongamos que Charlie es un trabajador más en Chile. El posee un ingreso de $666 mil brutos. Su realidad, increíblemente, es auspiciosa, dado que sus amigos, Linus y Lucy, ostentan ingresos menores. En promedio los ingresos de Linus y Lucy alcanzan los $554 mil brutos. No obstante, algo de consuelo les trae saber que no son parte de los 7 de cada 10 chilenos que ganan menos de $426 mil. Así, Charlie Brown se siente agradecido de la vida.

Pasan los años y la gratitud de Charlie se ve opacada. Charlie cumple 65 años y se apronta a jubilar. Acude a su AFP y revisa los ahorros de toda su vida. Él, conforme lo dicta la ley, ahorró en la AFP el 10% de su salario: $66 mil todos los meses.

Al cabo de cada año Charlie lograba ahorrar $792 mil. Charlie trabajó 40 años, así que logró ahorrar $31,7 millones al final de su vida laboral. La AFP calcula que Charlie vivirá 35 años más y morirá a los 100 años de edad. Por lo tanto, su pensión para cada año debe ser de $905 mil. Considerando que un año tiene 12 meses, su pensión mensual será de $75 mil.

Sin embargo en este escenario hemos supuesto que los ahorros de Charlie no crecen nada. En la práctica los ahorros crecen, porque se invierten. La rentabilidad de sus ahorros dependerán del fondo que haya escogido Charlie. De acuerdo a la SAFP, los ahorros en las AFP rentan entre un 4% (Fondo E, menos riesgoso) y 10% (Fondo A, más riesgoso) año a año, en términos reales (considerando inflación). Esto implica que Charlie puede ahorrar entre $76,6 millones (Fondo E) y $366 millones (Fondo A). Esto significa que su pensión puede oscilar entre $182 mil (Fondo E) y $871 mil (Fondo A).

La realidad dista mucho del ejercicio. Las pensiones en Chile son de $199 mil, en promedio. Actualmente el número de afiliados a una AFP es de 5.621.012 personas.

HIPOTECA REVERTIDA

eyn hipotecas revertidas
El Mercurio

Ante esta poca auspiciosa realidad, diputados RN y UDI plantean la posibilidad de que jubilados puedan aumentar sus pensiones, mediante “hipotecas revertidas”.

Una hipoteca, en simple, es muy parecido a “empeñar” un bien. Usted pide un préstamo a alguien. Este alguien le presta dinero. Sin embargo ese alguien no tiene la certeza de si usted le devolverá el dinero. Ante eso le exige una garantía. Usted le ofrece un bien. Si usted no paga, ese alguien se queda con ese bien y con eso se salda la deuda.

casa charlie

El mecanismo de hipotecas se usa para la compra de viviendas o bienes raíces. Supongamos que Charlie Brown desea comprar una casa, pero no tiene los recursos suficientes para hacerlo. Ante esto Charlie acude al Banco Peanut’s. El banco le ofrece un crédito hipotecario. El banco le concede a Charlie el dinero para la compra de la casa, y define una cuota mensual llamada “dividendo”. Charlie debe pagar, mes a mes, el dividendo al Banco Peanut’s. Si no lo hace, el Banco Peanut’s se queda con la casa que Charlie compró. Al cabo de 20, 25, 30 o más años, Charlie termina de pagar los dividendos y se salda la deuda. Charlie logra el sueño de la casa propia.

Sigamos con Charlie. Recordemos que Charlie ganaba $666 mil en su vida laboral, pero lamentablemente se jubiló con una pensión de $199 mil. Abrumado, no sabe que hacer para aumentar sus ingresos y así poder vivir, en un país donde el costo de vida aumenta 3% año a año y el precio de los alimentos un 7%. Charlie también comienza a sentir los pesares de la edad. Aparecen las enfermedades, lo que lo obliga a visitar farmacias mes a mes.

Una de las primeras cosas que hizo Charlie, en su juventud, fue adquirir un crédito hipotecario para la compra de una casa. A los 30 años de edad se endeudó con el Banco Peanut’s y, con ayuda de un subsidio del Estado, al cabo de 30 años pagó su casa. Ya con 60 años comenzó a disfrutar su casa propia. Sin embargo, 5 años después, jubiló y se enfrenta a un escenario de menores ingresos. Así, se entera de este proyecto de acuerdo: la hipoteca revertida.

Charlie se entera de que puede hipotecarle su casa a la “Tía Rica” (Dirección General de Crédito Prendario, DICREP, Gobierno de Chile) mediante este proyecto de acuerdo. Él compró su casa a $30 millones. Sin embargo pagó $45 millones al Banco Peanut’s, considerando intereses. De todos modos su casa, al cabo de 30 años, creció en valor y precio. El Estado la tasa en $45 millones. Charlie acude a la “Tía Rica”. “Tía Rica” le dice: “Ok, su casa vale $45 millones. Le ofrezco un dividendo mensual a cambio de su casa. Yo creo que usted vivirá 35 años más, así que le ofrezco $107 mil al mes por 35 años, a cambio de su casa“.

liquidez

Charlie respira. Su pensión es de $199 mil. Hipotecando su casa a la “Tía Rica” incrementa su ingreso en $107 mil. Así, suma un ingreso mensual de $306 mil. No obstante, aún su ingreso sigue siendo la mitad de lo que ostentaba en su vida laboral. Con todo, Charlie se siente algo más aliviado, pero con una incertidumbre: ¿Qué pasará con su casa cuando él muera?.

REFLEXIONES

hipotecas jubilados

Para ser franco no quería escribir sobre este proyecto. No quería analizar nada. Me parecía, a simple vista, irrisorio. Luego de reflexionar, entendí que la gente merece una explicación, para ver si concuerdan o discrepan conmigo, pero que cada uno juzgue con antecedentes objetivos, como siempre ha sido el espíritu de Economía Para Todos.

En lo que si me gustaría encontrar consenso es en que en Chile las pensiones son una vergüenza. Que la jubilación promedio en Chile sea de $199 mil es una vergüenza. $199 mil no logran equiparar el sueldo mínimo, hoy de $241 mil líquidos. Y es una vergüenza porque, en promedio, la gente declara rentar 3 veces más que esa pensión: $666 mil, aun cuando el INE cifra que el ingreso promedio es $554 mil brutos. Con todo, 7 de cada 10 chilenos ostentan un ingreso inferior a $426 mil.

La riqueza en Chile asciende a $3,6 millones al mes, por hogar, de acuerdo al Producto Interno Bruto (PIB) reportado por Banco Central. No obstante sólo el 20% se lleva la mitad de la riqueza nacional. Esto nos tiene cómo el país en vías de desarrollo más desigual del mundo. Sí, del mundo. De acuerdo a la OCDE en Chile el 10% más rico de la población gana 27 veces más que el 10% más pobre, superando en desigualdad a Estados Unidos. Una vergüenza, que no ha variado significativamente en los últimos 25 años, desde la vuelta a la democracia.

Entonces tenemos sueldos vergonzosos, incoherentes e inconsistentes con lo que significa la riqueza nacional. Esto porque la riqueza está repartida de forma muy desigual, lo que nos posiciona como el país que peor reparte la riqueza en el mundo. Por si no fuera suficiente, las jubilaciones en Chile son aún más vergonzosas, a tal punto que jubilar significa convertirse en una persona pobre.

Ante este vergonzoso panorama se plantea, como una opción de solución, la hipoteca de viviendas. Vender tu casa al Estado, a cambio de una mesada.

A los chilenos les toma 20, 25 o 30 años comprar una casa. La casa propia. Con sueldos vergonzosos, que no se condicen con la riqueza nacional, logran comprar una casa. Además, logran pagar intereses. Altos intereses. A los 60 años, en promedio, pueden decir que la casa es propia, ya que terminan de pagarle al banco. Este proyecto plantea, que después de 5 años los chilenos vendan su casa para poder seguir viviendo, ya que las pensiones no alcanzan para seguir viviendo a un nivel de vida similar al que se tenía en vida laboral. Entonces: ¿Cuanto tiempo un chileno posee una casa? ¿5 años?. Porque mientras pagas tu crédito hipotecario, en rigor, la casa es del banco. Luego debes hipotecarla al Estado para tener una mesada y vivir tu vejez. 5 años.

Quizás más de alguno puede decir que este proyecto no plantea una obligación, sino una opción. Nadie obliga a un adulto mayor a hipotecar su casa a la “Tía Rica”. Sin embargo las opciones se convierten en obligación cuando aparecen las necesidades propias de la vejez. Una persona que percibe un ingreso de $199 mil no tiene opciones. Una persona que se enferma, producto de la vejez, no tiene opciones. Tiene el deber de incrementar sus ingresos. Generalmente vía deudas. Y esto lo han entendido muy bien las cajas de compensación y el retail, que ofrecen avances en efectivo de forma instantánea a adultos mayores.

Entonces surgen preguntas inequívocas: ¿Por qué los adultos mayores deben deshacerse de sus bienes para sobrevivir en su vejez? ¿Por qué los adultos mayores deben vender sus casas?

El problema de las bajas pensiones en Chile es un problema compartido. Por un lado sí, hay responsabilidad de las personas. En Chile se ahorra muy poco, sólo un 10% de los ingresos mensuales. Es muy bajo. A las personas les toma 10 meses ahorrar un salario. Trabajando 40 años logran ahorrar 48 salarios. Ese ahorro sólo les alcanza para costear 4 años de vejez. Pero ¿Cómo pedir que la gente ahorre más si 7 de cada 10 chilenos tiene un salario inferior a 426 mil pesos? Es difícil. Hay gente que no puede ahorrar.

afps 24 horas

Los segundos responsables son las AFP. Las AFP cobran un 1% de comisión al mes por administrar las pensiones de los chilenos. La economía esté bien, o esté mal, 1% de comisión. Ganan sí o sí. ¿Cuales son los resultados? Pensiones de $199 mil. Una vergüenza. Las estadísticas indican que las AFP rentan lo que renta el mercado. Pero las AFP hacen poco, casi nada, por guiar las finanzas de las personas. La gente no sabe en qué conviene invertir, ni cuándo. Una persona puede estar en el Fondo E toda su vida, en circunstancias en que a veces la economía favorece otros fondos. Y las AFP ni se inmutan. Por esta vergüenza iniciativas como Felices y Forrados tienen éxito en Chile, aun cuando la veracidad de la “formula secreta” de Felices y Forrados aun no ha sido comprobada. Pero poco es mejor que nada. Entonces, las AFP, siendo rigurosos: ¿Qué hacen?.

Y finalmente, en Chile los empleadores son encargados de pagar las cotizaciones de sus empleados. Muchos empleadores le dicen al empleado: “Te descontamos las cotizaciones correspondientes a este mes. El 10% de tu sueldo”. Lo descuentan, pero no lo pagan. Meses después la AFP llama al empleado y pregunta: “¿Cuando pagará sus cotizaciones?”. Usted responde: Pero si mi jefe dijo que las pagó”. De la AFP responden: “No”. ¿Quién se hace cargo de esto? Nadie.

Entonces, se plantea la solución de la hipoteca revertida, para que sea el adulto mayor quien solucione una problemática de la sociedad en su conjunto: trabajadores, empleadores, AFPs y Estado. Y lo más aberrante es qué la solución propuesta pasa por deshacerse de una de las pocas riquezas perdurables capaz de generar un individuo en su vida: su vivienda.

En un país donde la desigualdad es ley, se propone que vendas tus activos antes de morir. Naces con nada. Trabajas, te compras una casa. Envejeces, la vendes para sobrevivir. Mueres. Te vas con nada. Y tus hijos que hagan lo mismo.

No señores. Por favor. Economía Para Todos.

FUENTES:
THE CLINIC
SUPERINTENDENCIA DE PENSIONES
CNN CHILE
INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICAS
BANCO CENTRAL DE CHILE
Etiquetado con: