Los Ajustes a la Reforma Tributaria explicados con manzanitas

En esta columna explicamos los nuevos ajustes que se pretenden realizar a la Reforma Tributaria aprobada hace 1 año. Tras un extenso periodo de reflexión, cimentado bajo un escenario de baja recaudación de impuestos, menor crecimiento por desaceleración económica, y críticas ante la incertidumbre y confusión que causaría la entrada en vigencia de dos tipos de impuestos a las empresas, el Gobierno finalmente decide proponer ajustes a la Reforma ya aprobada. Así vuelve a la palestra el debate sobre una de las reformas más ambiciosas de los últimos 25 años. En Economía Para Todos te explicamos los cambios anunciados.

Historia de la REFORMA TRIBUTARIA

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, junto a los ex ministros de Hacienda, Alberto Arenas, y del Interior, Rodrigo Peñailillo. FOTO: SEBASTIÁN RODRÍGUEZ/AGENCIAUNO
La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, junto a los ex ministros de Hacienda, Alberto Arenas, y del Interior, Rodrigo Peñailillo. Foto: Sebastián Rodríguez / AGENCIAUNO

Economía Para Todos nace tras el anuncio y posterior debate de la Reforma Tributaria. Y es que la primera columna de Economía Para Todos fue: “La Reforma Tributaria explicada con manzanitas“. Aquel 31 de marzo de 2014 quisimos explicar en detalle los alcances que proponía este proyecto, de forma que cualquier persona en Chile pudiera comprender como afectaría a su bolsillo los cambios propuestos en esta ambiciosa reforma.

El debate fue arduo. La Reforma parecía ser más criticada que apoyada. La premisa que se estableció en el colectivo nacional era: “La clase media terminará pagando la Reforma Tributaria”. Tanto oposición, asociaciones gremiales de empresarios y ciudadanos comunes alimentaron esta tesis. Al respecto escribimos una segunda columna: “Reforma Tributaria y Clase Media: Mitos y Verdades“.

clase media

Finalmente, tras fuertes presiones de la ciudadanía, gremios y oposición, se estableció un acuerdo de modificación a la Reforma Tributaria inicialmente propuesta, impulsado por senadores de todos los sectores políticos. De esta forma finalmente se aprobó la Reforma Tributaria. Este acuerdo lo explicamos en una tercera columna y final de la trilogía: “Las Modificaciones a la Reforma Tributaria, explicada con manzanitas“.

Con esto dábamos por cerrado el tema. Hasta ahora.

LA REFORMA TRIBUTARIA APROBADA

acuerdo-620x330
Acuerdo de aprobación de la Reforma Tributaria

Tras un acuerdo impulsado por senadores de la Alianza por Chile y la Nueva Mayoría el 14 de Julio de 2014 el Gobierno aceptó modificar la Reforma Tributaria inicialmente propuesta. Así, tras un debate enmarcado por fuertes críticas y escepticismo, el Gobierno lograba impulsar su primera gran reforma.

La Reforma Tributaria original planteaba una serie de modificaciones a los impuestos que se cobran en Chile, tanto a empresas como a personas. Sin embargo la polémica se instauró por el aumento de impuestos a las empresas, el cual iba acompañado con la eliminación del FUT. En términos simples, las empresas debían pagar más impuestos al Estado, sin importar si las utilidades de una empresa eran retiradas o reinvertidas. Antes no era así. Sólo se cobrara impuestos si los dueños de las empresas retiraban utilidades.

Snoopy_Peanuts-294765752-large
Limonadas Peanut’s

El impuesto a las empresas se denomina impuesto a la renta. Este es un impuesto que se cobra a las empresas por sus utilidades. Recurramos al ejemplo que siempre hemos utilizado: “Peanut’s”.

Imagine que existe una empresa llamada “Peanut’s” que vende limonadas en el Paseo Ahumada. Esta empresa pertenece a los socios Charlie Brown y Snoopy. Supongamos que regularmente Peanut’s vende $100 y paga costos de $50. Así, sus utilidades normalmente son de $50. De esta forma Peanut’s inicialmente pagaba al Estado un impuesto de 20% de las utilidades, solo si Charlie y Snoopy decidían retirar esas utilidades y tomar ese dinero para sus bolsillos. Así el pago era de $10 a las arcas fiscales.

Sin embargo con el proyecto inicialmente propuesto por el Gobierno este impuesto aumentaba a un 25%. De forma adicional, las empresas debían pagar sin importar la decisión de los socios sobre retirar o reinvertir las utilidades. Fuera cual fuera el caso, Peanut’s debía pagar $12,5 al Estado, monto superior a los $10 que pagaban antes, el cual pagaban solo si retiraban el dinero. Al respecto Charlie y Snoopy se reunieron con sus amigos empresarios e iniciaron presión frente a esta medida. Consideraban que no existían incentivos a reinvertir las utilidades del negocio, dado que si hacían eso o retiraban el dinero pagarían iguales impuestos.

arenas_816x544

Tras intensos meses de debate el Gobierno dijo: “Ok, les propongo lo siguiente”. El Estado se comprometió a dar dos opciones de impuestos a las empresas: el de renta atribuida y renta percibida.

La renta atribuida consiste en el pago de 25% de las utilidades, sean retiradas o no, de acuerdo a lo que el SII estime que vendió Peanut’s durante un año. Charlie y Snoopy replicaron: “pero a veces ustedes estiman más de lo que vendimos”. “Ok” refutó el Estado, entonces está la segunda opción de renta percibida. Peanut’s puede declarar la utilidad que realmente percibió durante un año, pero debe pagar una tasa mayor: 27%.

Buena onda” susurró Snoopy a Charlie, quien contestó: “Excelente pues, Gobierno. Gracias totales“. “Momentito” advirtió el Gobierno. “Ustedes saben que una cosa es el pago de impuestos de las empresas y otra, muy distinta, es el pago de impuestos a las personas“. “Sí, es cierto” reflexionó Snoopy. “Si ustedes deciden el régimen de renta atribuida, el 25% de impuesto que pague Peanut’s servirá como crédito total al impuesto que deban pagar ustedes: Charlie y Snoopy” explicó el Gobierno. “Sin embargo si ustedes se decantan por el otro régimen, el de renta percibida, sólo podrán utilizar un 65% de ese pago como crédito a los impuestos que luego deberán pagar ustedes como personas”. “Chancletas” exclamó Snoopy. “Ay que fome” añadió Snoopy. “Ya, gracias igual. Estudiaremos cuál nos conviene más” finalizó Charlie.

El debate parecía zanjado. Se aprobó la Reforma, Charlie y Snoopy parecían conformes. Pasan los meses y Snoopy se acerca a Charlie. “¿Qué opción elegiremos Carlitos?” pregunta. “La de renta percibida yo creo, así declaramos pérdidas. El SII se cree todo lo que uno diga” contestó Charlie. “Oye Carlitos, tengo una confusión” sinceró Snoopy. “Resulta que en nuestro caso es simple: escogemos un sistema y listo. Pero ¿Te acuerdas de Linus Ponce Lerou?”. “Sí” respondió Charlie, “el dueño de SQUM“. “Sí. Resulta que Linus tiene esa empresa de la que es dueño, pero a través de otra empresa, Monte Calichera, la que a su vez es controlada por otra empresa, Oro White”. “Sí” recordó Charlie, “las cascadas. Lo multaron por eso la otra vez”. “Sí. Resulta que él debe elegir un régimen para cada empresa que tenga, entonces puede que SQUM esté con régimen de atribuida, pero Monte Calichera con el régimen de percibida, y quizás Oro White con el de renta atribuida también: ¿Cuánto de impuesto pagará finalmente Linus?“. “Uy sí” dijo Charlie, “más encima parece que financia a políticos para pagar menos impuestos. Que embrollo”. “Lo llamaré” decide Snoopy.

En efecto Snoopy lo llama y le explica la situación. Linus, abrumado y confundido, llama al Gobierno.

Los ajustes a la reforma

file_20150723000316
Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés

Linus Ponce Lerou acude al Gobierno. “Oye es que yo tengo empresas con un sistema de cascadas” señala Linus. “Sí. Lo sabemos muy bien” responde el Gobierno. “Tengo confusión sobre los impuestos que terminaré pagando como persona. Es rara su Reforma Tributaria. ¿Cómo es eso de que las empresas eligen cuanto pagar?”. “Ok” dice el Gobierno, “nos tienen cansados. Escúcheme bien lo que le diré”.

La opción A, es decir el régimen de renta atribuida donde las empresas pagan un 25% de impuesto sobre sus utilidades pudiendo utilizar este pago como crédito total para el pago de impuestos de los socios, solo podrá ser elegido por empresas donde todos los accionistas sean personas naturales. Es decir, empresas como Peanut’s, donde los socios son Charlie y Snoopy. Empresas como SQUM, donde uno o más accionistas son otras empresas, deberán estar acogidas obligatoriamente al régimen de renta percibida, es decir pagaran 27% de impuesto sobre las utilidades y solo podrán utilizar cómo crédito un 65% del pago para los impuestos personales.

En síntesis, empresas como Peanut’s podrán elegir el régimen. El resto no. 

“Ok” responde Linus a regañadientes. “¿Respuesta definitiva?” consulta Linus. “No. Enviaremos al Congreso esta propuesta en los próximos días. Depende de ellos” finaliza el Gobierno. “Uhmmm…tengo amigos en el Congreso” piensa Linus.

Reflexión

Charlie Desmadejalamadeja
Linus Ponce Lerou

Tras la aprobación de la Reforma Tributaria modificada se instauró un clima de dudas y confusión bastante justificados. Y es que en Chile comenzará a regir un sistema opcional de tributación, algo inédito y poco usual en el Mundo. En otros países las empresas no pueden escoger cuanto impuesto pagar. El Estado dicta un porcentaje sobre las utilidades, o los ingresos, y listo.

Los ajustes propuestos por el Ministerio de Hacienda buscan acotar a que solo las empresas más pequeñas puedan elegir que a que régimen acogerse, mientras que las empresas grandes se obliguen a pagar un 27%. En términos relativos pareciera que las empresas pagarán más impuestos, pero recuerde que ese 27% será sobre utilidades percibidas, es decir, la que las empresas declaren haber ostentado un año.

Solo el tiempo dirá si esta Reforma Tributaria finalmente recaudará los recursos necesarios para las reformas sociales que desea impulsar este Gobierno. Esperamos que sí. De lo contrario el Gobierno tendrá 2 opciones: frenar las reformas o endeudar al Estado con tal de cumplirlas. Hemos visto en los últimos días un acto de sinceridad del Gobierno respecto a cómo la delicada situación económica los está obligando a retrasar la velocidad de sus reformas. Esperemos que dicha sinceridad permanezca en el tiempo, dado que para lograr las ansiadas reformas que Chile pide y parece necesitar, primero se requieren los recursos propios para impulsarlas.

Etiquetado con: