La Fusión de AFPs: Columna en Diario Publimetro

Cada semana estamos en Diario Publimetro. A pesar de las Fiestas Patrias, esta semana no fue la excepción. En esta oportunidad hablamos sobre las polémicas fusiones de AFPs en Chile, tras las operaciones de Cuprum y Provida. Al respecto esclarecemos: ¿Qué es el Goodwill tributario? ¿Cómo AFPs pueden eludir el pago de impuestos al fusionarse? Entre otras.

Fusion AFPs

En un país existen muchas empresas en cada sector económico. Por supuesto, algunas más grandes y exitosas que otras. Esto las obliga a competir por clientes, lo que genera que las más grandes sientan incentivos a absorber a las más chicas, o bien el incentivo a que las más chicas se unan y en conjunto creen una empresa grande que pueda competir con las dominantes. De esta forma surgen las fusiones.

En Chile existen dos tipos de fusiones: fusión pura (también denominada “por creación”) y fusión por absorción (también denominada “por incorporación”). La primera ocurre cuando dos empresas deciden sumar sus activos y crear una nueva entidad. Un ejemplo de este tipo de fusiones es la operación de las aerolíneas LAN de Chile y TAM de Brasil. Estas compañías se fusionaron creando “LATAM Airlines Group”. Mientras que la segunda es cuando una empresa adquiere los activos de otra, provocando que una desaparezca y la otra subsista como la continuadora. Un ejemplo de este tipo de fusiones es la fusión del Banco Santander con el Banco de Santiago, donde prevaleció Santander.

En este proceso complejo se generan efectos tributarios complejos. Uno de ellos es el llamado goodwill tributario”. Este consiste cuando una empresa adquiere a otra a un precio superior que el señalado en la contabilidad. Imagine que una empresa A compra una empresa B en un proceso de fusión, pagando por ella $100 millones de pesos. Sin embargo en la contabilidad de la empresa B se señala que su valor libro es de $10 millones. Así se genera un sobreprecio de $90 millones, pagado por la empresa A para concretar la fusión. Es importante recordar que en Chile las empresas pagan impuestos por las utilidades, es decir, por la diferencia resultante entre ingresos y costos de un periodo.

Dado que la empresa A pagó un sobreprecio por la empresa B, el Estado reconoce ese sobreprecio como un costo para la empresa A. De esta forma, hasta antes de la entrada en vigencia de la reforma tributaria (1 de enero de 2016) la empresa A puede descontar de sus ingresos los $90 millones de sobreprecio incurrido. El resultado es que la empresa A puede pagar menos impuestos que antes.

El año 2013 Principal Financial Group, holding con presencia en 18 países y 20 millones de clientes alrededor del mundo, compró casi la totalidad de las acciones de AFP Cuprum al Grupo Penta. Así Principal Financial Group, a través de su empresa subsidiaria Principal Institutional Chile S.A. se posicionó como el accionista más grande de la AFP, controlando el 97% de su propiedad.

Luego el 11 de septiembre del año 2014 Principal decidió fusionar su subsidiaria Principal Institutional Chile S.A. con la AFP Cuprum. Sin embargo, el 25 de ese mes, la Superintendencia de Pensiones desestimó la fusión, dado que la legislación en Chile establece que las AFP sólo pueden fusionarse entre sí y no con empresas de otros rubros. Fue así como Principal Financial Group decidió convertir a Principal Institutional Chile S.A. en una AFP: Argentum S.A. Ante esto, el día 14 de noviembre solicitó permiso a la Superintendencia para que ésta fuera reconocida como una AFP. La aprobación llegó el 19 de diciembre.

Con ello, Principal Financial Group solicitó autorización para fusionar Argentum (tan sólo creada una semana antes) con la AFP de su propiedad, Cuprum, siendo aprobada el 2 de enero de 2015, una semana después.

Finalmente el 26 de ese mes, AFP Cuprum informó a la Superintendencia de Valores y Seguros el ahorro de impuestos gracias al goodwill tributario incurrido, el cual asciende a $80.000 millones.

Tras este exitoso proceso, desde AFP Provida sacaron lecciones y decidieron hacer lo mismo. La empresa más grande de seguros de vida del mundo, Metlife, decidió convertir a su filial chilena Metlife Acquisition en una AFP. Esta empresa ya existía en Chile y controlaba el 92% de la propiedad de AFP Provida. A pesar de la advertencia de la ministra Ximena Rincón, la Superintendencia de Pensiones aprobó la inscripción de Metlife Acquisition Co. como AFP. Tras esta aprobación se inició el proceso de fusión, la que fue aprobada tan solo una semana después de aprobar a Metlife Acquisition Co. como una AFP. Esta operación generaría un ahorro de impuestos para Provida de $180.000 millones de pesos, más del doble del ahorro de impuestos materializado por Cuprum.

Ni AFP Cuprum ni AFP Provida cometieron ilícitos en estas operaciones. Ambas AFP apuestan a un beneficio tributario amparado por ley, al cual está vigente hasta el 1 de enero de 2016. Sin embargo note que estas operaciones, que en conjunto generarán una menor recaudación del Fisco superior a los $260.000 millones de pesos, sólo se pudieron gestar con la aprobación de la Superintendencia de Pensiones. La pregunta es: ¿Debió la Superintendencia aprobar la creación de AFPs que nunca operaron? Pues AFP Argentum y Metlife Acquisition no administraron ningún fondo de pensión.

Otra pregunta que surge es: ¿Por qué el Estado otorga beneficios tributarios a fusiones de AFPs? Los defensores argumentan que esto fomenta la inversión de extranjeros en Chile. En la teoría esto traería consigo beneficios económicos. Pero en la práctica, y en lo relevante: ¿Cuáles son esos beneficios? ¿Crecerán los fondos de pensiones con estas fusiones? ¿Cuprum y Provida mejorarán la rentabilidad de las pensiones de sus afiliados tras esta fusión? ¿Disminuirán las comisiones?

Etiquetado con: