Desmintiendo a Axel Kaiser: Relatos con manzanitas

Los siguientes relatos son un mero ejercicio de ficción. Cualquier semejanza con la realidad resulta un deseo intencionado del autor. Si no le encuentra sentido a lo expuesto se recomienda leer la columna completa, pues está escrita para que al final cualquier persona lo entienda todo. 

SEPARADOS AL NACER

snoopy-charlie_00274817

Imagine un país llamado Peanut’s donde habitan 2 individuos: Charlie Brown y Snoopy. Charlie Brown es un joven que nace con una acaudalada herencia: dinero y educación. Gracias al trabajo de sus antepasados, dueños de la fábrica de alambres de cobre “Brown”, Charlie nace con la tranquilidad financiera que probablemente le asegurará tener un buen pasar en la vida. Sin embargo, a su vez nace con la responsabilidad de asumir la administración de la fábrica en un futuro cercano, para así perpetuar las riquezas familiares generadas en años pasados para sus hijos y las próximas generaciones.

El mismo día del nacimiento de Charlie Brown nace Snoopy. Proveniente de una familia trabajadora, nace sin herencias aseguradas. Su familia ha logrado trabajar en la fábrica de alambres Brown, pero dada la inexistencia de otras empresas e industrias, no lograr acceso a educación de calidad y no poseer capital propio para emprender un negocio, esta familia sólo ha podido trabajar como mano de obraacceder a ingresos justos que solo han logrado asegurar un nivel básico de vida. Así Snoopy nace con una responsabilidad: apenas alcance una edad mínima lograr trabajar en la fábrica para así sumar un nuevo ingreso para la familia.

Pasan los años y tanto Charlie como Snoopy crecen. Los padres de ambos fallecen. Como se esperaba, Charlie hereda la propiedad de la fábrica de alambres de cobre Brown. En contraste Snoopy no hereda grandes bienes. Dado el deceso del padre de Snoopy, es él quien debe reemplazarlo en la fábrica.

Dados sus recursos Charlie Brown accedió a una educación básica y media de calidad, lo cual le permitió entrar a la universidad a estudiar Ingeniería en Minas y en Master en Gestión Industrial. Con estos estudios Charlie adquirió la educación necesaria para asumir la administración general de la fábrica. Gracias a las nuevas técnicas aprendidas, logró aumentar la producción anual de la fábrica desde $100 a $150 anuales, sin necesidad de contratar nuevos trabajadores o aumentar el salario de Snoopy. No obstante Charlie siempre quiso ser médico, pero la responsabilidad de perpetuar el patrimonio de su familia lo impidió. Por otro lado Snoopy, por más talentos, habilidades y motivaciones que poseía, no pudo acceder a educación alguna. Así reprimió el sueño de convertirse en un destacado agricultor y exportar bienes de la tierra.

Un día Snoopy se acerca a Charlie Brown con la propuesta de abrir un centro comercial. Hasta ese momento la fábrica producía alambres de cobre para su exportación a China. Snoopy proponía no dejar de hacer eso, pero duplicar la producción para manufacturar calcetines de cobre y abrir una tienda al detalle para su venta. Charlie mira con buenos ojos la propuesta, pero tras analizarlo en detalle lo desestima. Aceptar el proyecto implica que Charlie debe financiar educación completa a Snoopy. Brown teme que la experiencia en la fábrica, en suma a la educación adquirida, puedan posibilitar que Snoopy o sus descendientes puedan iniciar su propia fábrica o tomar el control del centro comercial. Al respecto Charlie reflexiona sobre sus actuales utilidades y las proyectadas para el futuro. Estima que resulta más conveniente mantener el negocio tal como está. Esto le asegura que Brown siga siendo la única fábrica de alambres de cobre de Peanut’s, lo que probablemente permitirá que sus hijos gocen de la misma calidad que él goza hasta ese minuto. Así Snoopy ve como el sueño de poder ostentar educación, mayores ingresos y por ende mayor bienestar para él y sus futuros hijos se ve truncado dado que Charlie no lo estima necesario.

Pasan las décadas y ambos forman sus respectivas familias. Charlie muere y hereda una mejor fábrica a su primogénito Linus. Snoopy perece tiempo después, heredándole a su hijo Woodstock el único bien que pudo acumular en su vida: el trabajo en la fábrica.

domingo de fútbol

47d890d1a6d9ea10757860ab6f4e2306

Domingo de fútbol en Peanut’s. Los equipos de Charlie Brown y Snoopy se enfrentan por la ansiada copa que coronará a uno de estos dos equipos como el campeón del país. Dada la alta expectativa de los habitantes de Peanut’s y la nula inversión en policías, el partido se jugará a puertas cerradas. Sin público, los fanáticos de ambos equipos se preparan para seguir el cotejo por radio y televisión abierta. Expertos y comentaristas sugieren que ambos equipos poseen un nivel similar, lo que vaticina un alto espectáculo. En medio de la expectación los equipos salen al campo de juego. Sin embargo pasan los minutos y no hay ni una mínima señal de los árbitros.

Los medios no tardan en anunciar lo insólito: el partido se jugará sin jueces. Ante seguras y posibles dudas, se explica que para efectos del partido las reglas propias del fútbol se mantendrán, sólo que nadie cumplirá el rol de aplicarlas. Esta información poco contribuye a disipar las dudas y escepticismo creados entre todas las personas, incluyendo a los jugadores y los cuerpos técnicos de cada equipo. Aun así el partido comienza.

La situación es extraña, pero ambos equipos lo tienen claro: quieren ganar la copa. Así a poco andar del comienzo del partido los Brown, que poseen inicialmente el balón, se plantean como estrategia transportar el esférico al arco rival utilizando las manos. La ausencia del árbitro podría dejar sin sanción y castigo alguno la implementación de dicha estrategia. Dicho y hecho, los Brown avanzan dando pases entre cada jugador utilizando las manos. Para los espectadores resulta inevitable comparar el partido que ven con un encuentro de fútbol americano, handball y/o rugby. Al cabo de pocos minutos los Snoopy ya pierden 0-6. Abrumados deciden responder empleando una estrategia feroz: agredir fisicamente a los Brown. El objetivo de dicha estrategia es lesionar al máximo de jugadores rivales, reduciendo así paulatinamente la extensión y capacidad de juego de los Brown. Una vez que las bajas sean significativas, irán por los goles que permitan revertir el marcador y ganar el partido. Convencidos de que nadie los sancionará, comienzan las agresiones. El estadio se convierte en un ring.

El partido finaliza en el minuto 40 de juego. El saldo final es un marcador de 30 a 6 favorable a los Snoopy18 lesionados tras una batalla campal. Los Snoopy lograron imponerse tras lesionar a todos los jugadores de los Brown. La inexistencia de sanciones y castigos indujo incentivos a que se desencadenara una competencia desenfrenada, sagaz e inmoral. La estrategia más descarnada se impuso. La respuesta fue la neutralización del rival. Los Brown nunca más jugarán con los Snoopy. Su suspende el fútbol. Se acabó el espectáculo.

LA FALLIDA COLUSIÓN

Peanuts_gang

Reunión de emergencia en el Club de Campo “Cacahuates” de Peanut’s. Charlie Brown, Snoopy y Linus, dueños de las 3 empresas proveedoras de azúcar en el país, convocan a un almuerzo nada optimista. Tras años de guerras de precios las fuertes campañas de marketing y promoción implementadas constantemente han reducido fuertemente las utilidades de las 3 compañías. El negocio sigue dando, pero analistas estiman que el costo de dichas campañas resulta superior al costo de materia prima y transporte de los productos. Dicha situación ya no es tolerable para ninguna de las empresas.

Charlie Brown propone que de ahora en adelante las empresas fijen un precio común de venta y un presupuesto base y fijo para campañas de marketing y promoción. La idea es que el precio del kilo de azúcar sea siempre el mismo, superior al actual, lo que en suma a un presupuesto de marketing fijo y menor al actual aumente los márgenes de utilidades. Finalmente la definición de promociones estacionales y comunes permitirá que ninguna de las 3 empresas adquiera ventajas frente a otras por menores precios. Snoopy y Linus se muestran reacios a la propuesta, pues entienden que acordar e implementar esta medida constituirá un delito de colusión, tipificado y sancionado por ley. Al respecto temen que las multas aplicadas erosionen las utilidades percibidas, y aun con ello arriesguen tiempo en prisión. Sin embargo Charlie les recuerda que en Peanut’s no existe el Estado, por ende a pesar de la existencia de legislación prohibitoria no hay recursos ni personal dedicado a fiscalizar su violación.

Dado esto Snoopy y Linus acceden. Pasan los años y las utilidades de las 3 empresas se incrementan sustancialmente, sin alterar la importancia relativa de ninguna en particular. No venden más, sino que sólo más caro. Los consumidores ven como rinde menos su ingreso mensual.

Años más tarde la industria de la sal atraviesa por tiempos de austeridad y bajos márgenes, similares a los de la industria del azúcar. Un ejecutivo, que antes trabajó con Charlie Brown en la industria azucarera, cuenta los detalles del acuerdo logrado años atrás en el Club de Campo “Cacahuates” y cómo esto permitió el auge de las empresas azucareras y la industria completa. Así una de las empresas toma la iniciativa y cita a los dueños de las restantes compañias a una reunión de emergencia. El encuentro se desarrollará en “Casa Limonada”, el centro de convenciones más amplio de Peanut’s. Aquello no fue una decisión excéntrica. La industria de la sal en Peanut’s está compuesta por 1.000 empresas. “Casa Limonada” es el único lugar factible para reunirlos a todos.

La conferencia se extiende por 3 días. Las presentaciones en Power Point no fueron suficientes para convencer sobre la utilidad de fijar precio mínimo común a la totalidad de los 1.000 asistentes. Tras intensos debates, intervenciones a favor y en contra, se terminó someter la decisión final a votación popular. El 51% de los asistentes se inclinaron por fijar precios mínimos comunes a la sal. Un 40% se opuso y un 9% se abstuvo. Tras las votaciones las 1.000 empresas acordaron a seguir las reglas fijadas en común tras la maratónica cita. Así las empresas se comprometieron a vender la sal a un precio fijado más alto que el actual.

El acuerdo fracasó. Sólo prosperó 1 mes. Tras la puesta en marcha de los nuevos precios hubo empresas que comenzaron a vender la sal a un precio menor al fijado de forma esporádica. Tras esto fueron cada vez más las empresas que bajaron sus precios e invirtieron en publicidad. Finalmente la tendencia se masificó y el precio de la sal bajó hasta niveles similares a los que propiciaron el acuerdo. Muchos empresarios a favor del acuerdo no se lo explicaban. Al respecto se contactaron con los primeros empresarios que bajaron sus precios y no respetaron el acuerdo. La respuesta recabada fue común y concisa: “Queríamos ser los únicos en el negocio de la sal.”

VOLVER A LOS FUNDAMENTOS eS PRIMORDIAL

 

Chile, Región de Valparaíso, Valparaíso, centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el barrio residencial en las colinas Chile, Valparaiso Region, Valparaiso, historic district listed as World Heritage by UNESCO, suburban neighbourhood on the hills
Fuente: Unesco

Los 3 relatos narrados y expuestos en esta columna obedecen a un ejercicio de ficción. No obstante muchos relatos de ficción se construyen a partir de la realidad, ya sea actual, hipotética o proyectada. En economía es común encontrar modelos construidos en base a supuestos, los cuales muchas veces no son realistas. Uno de ellos es el modelo de competencia perfecta, el cual ilustra como cambiarían los precios de bienes cuando existen muchas empresas y muchos compradores, de forma tal de que ninguno por sí sólo pueda alterarlos, sino sólo cambios conjuntos en la oferta y/o la demanda. Estos supuestos no se condicen con la realidad. En la vida real hay empresas más grandes que otras, o bien no hay muchas empresas sino pocas y grandes que concentran las ventas. No obstante este es un modelo útil y predictivo que permite entender como teóricamente funciona la economía y se determinan los precios. De esta forma la construcción de estos relatos obedece a la práctica de presentar ficción con tal de evaluar “lo que pasaría si”.

En los 3 relatos la problemática expuesta es única e inequívoca: la desigualdad. En cada relato se aborda la desigualdad desde una arista particular. En el primer relato de la fábrica de alambres se aborda la desigualdad de riquezas y oportunidades generada a partir de la concentración de dinero en pocos grupos familiares. En el segundo relato, “Domingo de fútbol”, se busca ilustrar las posibles consecuencias de la inexistencia de fiscalización y sanciones ante prácticas social, moral y éticamente nocivas para las personas, generando así ganadores y perdedores. Finalmente en el tercer relato se exponen dos situaciones en las que la adopción de un acuerdo en contra del bienestar de los consumidores perdura o fracasa. El éxito de la abusiva medida de fijar precios más altos es determinado por el número de empresas que componían cada industria. En los 3 relatos la solución implícita es la necesidad de fiscalización, sanción y redistribución. Una economía que se construya y propicie equidad de oportunidades y de accesos. Una idea a la que muchos se contraponen. Últimamente en una persona con ideas radicales: Axel Kaiser.  

CMUdfdEW8AA4D8w

34 años. Abogado. Escritor. Doctor en Filosofía de la Universidad de Heidelberg, Alemania. Director Ejecutivo de Fundación Para el Progreso, centro de estudios financiado mayormente por Dag Von Appen y Nicolás Ibáñez, fundador y ex dueño de Hipermercados Líder. Una robusta carta de presentación para Axel Kaiser, para muchos un líder de opinión. Un rol que Kaiser cultiva semana a semana a partir de sus columnas en Diario El Mercurio y Diario Financiero. Escritos que a más de alguno sacan ronchas, por ser férreo opositor a las reformas estructurales que se desean llevar a cabo en Chile. En un tono apocalíptico y esotérico, permanentemente afirma que desde 2007 viene anunciando las políticas que hoy se debaten, las que irrestrictamente nos llevarán al fracaso económico. Y es que Kaiser lo tiene muy claro: “la igualdad es un mal, en nombre de ella se han cometido los peores crímenes y atrocidades de la humanidad”. Tal es su convicción al respecto que algunos de sus frases han calado profundo en la opinión pública. “El Estado es más poderoso que cualquier grupo económico”, “El sistema de economía libre es el que más riqueza genera”, “La educación no es un derecho social”, “Un derecho social es un derecho a la plata de otro”, “La igualdad nace de la envidia”, “La izquierda no sabe como funciona la economía”, “La gente que me critica es gente sin argumentos. Lumpen“, entre otras. Ideas que ha plasmado en su más reciente libro “La Tiranía de la Igualdad”, éxito de ventas por más de dos semanas, elogiado por diferentes líderes de opinión, políticos e influyentes ex autoridades. “En el momento de las confusiones conceptuales volver a los fundamentos es primordial”. Frase esgrimida por Gerardo Varela, abogado y columnista, como elogio al libro en su presentación oficial. Ideas legitimas de una sociedad libre pensadora, pero en ningún caso exenta de réplicas. 

Para nosotros la desigualdad es el cáncer de Chile. Nuestro país es la economía más rica de América del Sur, medida como ingreso o producción de bienes y servicios por habitante. Gracias a altas tasas de crecimiento económico, aun vivimos bajo los laureles y elogios pasados que nos tildaban del “milagro económico” y “Los Jaguares de Sudamérica”. En materia social la defensa del aparente modelo exitoso ha sido la sustantiva y constante disminución de la pobreza desde 1990 hasta la fecha. Sin embargo lo que no ha disminuido mucho ha sido la desigualdad en la distribución de las riquezas. En 1990 tan sólo un 10% de la población era dueño del 45% de las riquezas generadas en el país. Hoy ese 10% es dueño del 42%. Eso nos posiciona como el país más desigual de la OCDE. Desde el año 2000 el salario mínimo y medio ha crecido un 40%, en tanto que la riqueza total de Chile lo ha hecho un 73%. En Chile el 58% de trabajadores percibe un ingreso mensual inferior a $364.000 y tan sólo un 8% de los trabajadores ostenta un salario superior a $1 millón de pesos. En nuestro país los trabajadores se jubilan con una pensión promedio de 7,99 UF, poco menos de $200.000. El arancel promedio de una carrera universitaria equivale a $302.798.

En Chile se han levantado diversas voces que reclaman por un nivel de riqueza mayor al actual que les permita acceder a los beneficios de una economía aparentemente exitosa. Poder estudiar, poder competir por un trabajo en equidad de probabilidades, poder tener salud de calidad, evitar caer en la droga o vivir realizando una actividad honesta. Simplemente poder acceder a esa riqueza que ha generado Chile, pero que sólo ha beneficiado a pocos. Porque no se confunda. Usted puede tener más bienes que antes. Televisor, automóvil, internet. Acceso que le ha dado la banca y el sistema financiero gracias al crédito, que en la práctica aumenta su ingreso hasta en 5 veces. Pero usted sigue ganando un salario que le permite comprar los mismos bienes y servicios que una década atrás. Y eso no es desarrollo.  

Al respecto muchos creen que el Estado es la solución a todos los problemas sociales de Chile. La evidencia indica que no. Desde 1990 el gasto público ha aumentado 20 veces. La desigualdad sigue siendo la misma. BancoEstado no ofrece tasas de interés inferiores que su competencia. FONASA no ofrece mejor seguro de salud que isapres. Codelco no es más rentable que mineras privadas. Y es que el Estado no está constituido e ideado para ejercer actividades empresariales. Sin embargo el Estado debe existir, porque los seres humanos no se autofiscalizan o autosancionan, o al menos no de forma ejemplificadora que defina el comportamiento futuro. Es la sociedad, y por ende se crean las instituciones y las leyes. Para Kaiser la ética, o sino la falta de, generará autorregulaciones. La mano invisible. Sin embargo ¿Qué autorregulación o sanción ocurrió en las colusiones de farmacias, pollos y papel higiénico? Ninguna ejemplificadora, sino alegato de inocencia y delaciones a cambio de inmunidad. ¿Por qué? Porque eran pocas empresas y el beneficio de delinquir era, y sigue siendo, superior al costo. Y las empresas, al final del día, nacen y crecen con la obtención de utilidades. Ello no es malo, hasta cuando el fin justifica todos los medios posibles. Entonces el problema no es el Estado, propiamente tal. El problema es quienes lo compongan. El problema no es la igualdad. En el caso de la industria de la sal la existencia de 1.000 empresas iguales en tamaño y ventas terminaría por abortar un acuerdo de colusión de precios a pesar de la inexistencia de un Estado fiscalizador y sancionador. La igualdad a veces no es tirana. 

pobreza-585x365

En nuestro caso la búsqueda de mayores niveles de igualdad y equidad no responde a manifiestos de izquierda, dogmas o idealismos. Responde a la teoría y evidencia de un mayor bienestar. “La educación no es un derecho social” señaló Kaiser. En semántica no debemos entramparnos. Sólo debemos comprender que si el Estado le hubiese cobrado a Fábrica de Alambres Brown un impuesto a la renta se habrían recaudado recursos para que Snoopy hubiera accedido a educación. Con esta formación Snoopy podría haber instalado su fábrica de alambres o haber ahorrado rentas más atractivas para sembrar campo de su propiedad. Eso se habría traducido en crecimiento económico, pero no uno cualquiera. Uno mejor distribuido, lo que en suma logra que el crecimiento constituya desarrollo. En el caso del partido de fútbol la existencia de un Estado fiscalizador y sancionador habría evitado una masacre de golpes y lesiones. Sin duda que cuando un arbitro se vuelve el protagonista del partido se reduce el espectáculo. En contraste cuando un arbitro aplica bien el reglamento el partido se vuelve más competitivo y se genera mayor expectación. Pero el arbitro es necesario. Le gusten o no los cobros a los hinchas. Finalmente mayor número de empresas en una industria reducirían la posibilidad de concertar acuerdos colusivos que fijen precios más altos que menoscaban el bienestar de los consumidores. Si a esto se suma un Estado que fiscalice y sancione, sin excepciones en un marco de equidad de reglas, no sería tan atractivo coludirse o cometer delitos en contra de la sociedad en su conjunto. 

El elogio al libro de Kaiser fue “volver a los fundamentos es primordial”. Los fundamentos son la realidad. No las ideologías. En política partidista quizás las cosas sean negras o blancas. Existencia del Estado o no, respondiendo a dogmas más que evidencias. Pero en economía no. Y es que es la ciencia del bienestar. Satisfacer necesidades múltiples con recursos escasos. En ningún libro serio de economía podrá leer que dicha ciencia sólo se aboca a la satisfacción de necesidades de un grupo de personas en específico. En ningún libro serio podrá leer que la economía es la maximización de la producción. Es la búsqueda de bienestar, entendiendo este concepto en su sentido amplio. No sólo dinero. Creer que la desigualdad no es mala, o que la existencia del Estado no se justifica, es alejarnos de lo fundamental. Es no entender que una casa no estará limpia si se acumula todo el polvo bajo una alfombra. No existe alfombra lo suficientemente grande para esconder tanto polvo a lo largo de los años. No existe país que pueda alcanzar el desarrollo omitiendo tantas demandas sociales.

Etiquetado con: