La Estafa de AC Inversions explicada con manzanitas

“Mi hermano invirtió $1 millón de pesos durante un año. Mes a mes obtenía $50.000. Un retorno del 5%. Nunca supo en profundidad como funcionaba el negocio“. Así comienza su testimonio Andrés, familiar directo de un cliente de AC Inversions, empresa que por estos días es sindicada como la nueva gran estafa financiera de Chile. “Confiábamos en la persona que nos sugirió invertir. Nunca tuvo un problema, pero luego de un año, al vencer el contrato, mi hermano supo retirarse” expresa con alivio.

Es la experiencia de su hermano Cristian quien materializó una rentable inversión, en contraste al de muchos otros que decidieron seguir la misma estrategia. Es así como Andrés acude a Economía Para Todos. “Estas cosas se deben saber para que no vuelvan a ocurrir” reflexiona. Y es que detrás de la promesa de una rentabilidad alta y segura se escondía una práctica muy habitual en economía y finanzas por estos días, pero de la cual poco conoce la gente. Una historia de riesgos no conocidos. Una historia de administración inmoral de riquezas ajenas. Una estafa.

el datito de linus

day-trading-lingo

Charlie Brown no se explicaba como algunas personas lograban generar tanto dinero, aparentemente haciendo lo mismo que muchos otros hacían, aunque no obteniendo la misma recompensa. En la búsqueda de respuestas comenzó a leer libros recetarios de éxito o películas como “El Lobo de Wall Street” y “21 Black Jack”. Poco a poco se comenzó a insertar en un mundo que lo auto-convencía de que generar dinero era más fácil de lo que comúnmente se creía. Contratos con el Estado, operaciones bancarias distintas a la tenencia de una típica y mal remunerada cuenta de ahorro, acciones de empresas, monedas extranjeras, frecuentes idas a casinos de juegos. Sentía que la respuesta estaba ahí pero aun no lograba dar con su paradero. Un punto en el que poco importaba el cómo, sino lo relevante era el resultado, el dato, la recomendación confiable de una gallina de huevos de oro. “Porque las hay” pensaba Charlie Brown. “Es cuestión de encontrarla”.

Un día Linus, amigo de la infancia, llegaría con un dato que a primeras luces constituiría el fin de la incesante búsqueda del éxito económico. “Invierte en Peanut’s Inbersiones” fraseó Linus. “¿Qué es eso?” instintivamente consultó Charlie. “Son gallos que invierten en dólares. Ofrecen una rentabilidad hasta un 7,5% mensual” respondió Linus. “¿En serio?” consultó Charlie, más por completo convencimiento que verdadera duda. “Sí. Dupliqué mi dinero en 1 año con ellos” sentenció Linus. No era necesario nada más. Smartphones en mano, al cabo de un par de minutos Charlie Brown lograba agendar una reunión en persona con Snoopy, Gerente General de Peanut’s Inbersiones. 

La reunión fue escueta. “Sólo los necios se cuestionan mucho todo” argumentaba Snoopy. La idea de que las oportunidades no se analizan, sino que sólo se aprovechan, ya tenían a Charlie convencido en un 99%. El buen trato, la linda oficina, el buen traje de Snoopy y una jerga que connotaba educación y profesionalismo hicieron el resto. Charlie Brown firmaba el contrato que lo comprometería a invertir $1 millón de pesos, retirables al cabo de un plazo mínimo de 1 año, con la promesa de obtener $50.000 pesos mensuales durante dicho periodo. ¿De donde saldría ese dinero?. La respuesta sería como la reunión. Una escueta y convincente explicación por parte de Snoopy: “inbersiones”.  

LA PALANCA DE SNOOPY

Cómo-funciona-el-apalancamiento

El peso de un automóvil es, en promedio, 10 veces superior al peso de un ser humano. Dada la fuerza de gravedad, resulta una ardua tarea que una persona sea capaz de levantar, por sí solo, un automóvil para cambiar una llanta reventada. Sin embargo el estudio de la física ofrecería una solución casi milagrosa: el efecto palanca. Gracias a una máquina llamada coloquialmente como “gata” usted puede levantar un auto imprimiendo poca fuerza en sentido contrario a la gravedad. Si el ejemplo resulta algo ambiguo y complejo, piense en el “sube y baja” de los antiguos parques donde usted solía “dejar en el aire” a su hermano robusto.

Snoopy lograba ingresar $1 millón de pesos de Charlie Brown a las arcas de Peanut’s. Era la décima persona que se decidía invertir en la semana. Ya con un pozo acumulado de $10 millones de pesos Snoopy debía cumplir su palabra: un retorno de 5% al mes. Al respecto el emprendedor abre un programa de su computador llamado “Dólares”, una plataforma de compra y venta de monedas. En cosa de segundos escribe: “$10 millones de pesos. Apalancamiento = 100”.  El programa confirma la orden y la compra y en menos de un minuto Snoopy compró $1.000.000.000 de pesos en dólares. Sí, mil millones de pesos. $10 millones de los inversionistas de Peanut’s y $990 millones prestados por “Dólares”. Su empresa amiga.

Al cabo de una hora Snoopy notó que el precio del dólar aumentó un 1% en términos de pesos chilenos. Sin perder tiempo procedió a vender los dólares que había comprado y así cerrar la operación. Como los dólares subieron un 1% la venta fue de $1.010.000.000 de pesos. Instantáneamente procedió a devolver los $990 millones a “Dólares” y el saldo final fue de $20.000.000 millones. El doble de lo que tenía Peanut’s al comienzo de la operación. Una rentabilidad del 100% en una hora. El resultado de multiplicar la rentabilidad del dólar (1%) por el apalancamiento (100 veces la inversión propia).

La pregunta para ustedes es: ¿Qué habría pasado si el precio del dólar, en vez de subir, hubiese bajado un 1%?

PARECE MENTIRA

14-detalles-verdadera-historia-lobo-de-wall-street-3

La operación de Snoopy es una ficción, solo porque no existe una empresa llamada Peanut’s Inbersiones, ni mucho menos administrada por un perro blanco. Lo demás es realidad. En Chile son diversas las plataformas online que le permiten comprar y vender monedas, acciones, materias primas u otros utilizando apalancamiento. Es decir, amplificar hasta 100 veces su inversión gracias a un préstamo de 24 horas. Plataformas como Forex Chile, xDirect, Plus 500. Imagine por qué el “500”. Ninguna regulada por el Estado. Ninguna regulada por Superintendencias.

Y es que estas empresas no venden acciones, monedas o materias primas. Si usted compra un dólar o cobre en alguna de estas plataformas no está comprando ni el billete ni la libra de metal. Está comprando un papel llamado “Contrato por Diferencia”, más conocido como CFD. Un papel que replica el precio del dólar o el cobre, según sea el caso. Este es un instrumento financiero no regulado en Chile y de ahí que tampoco se regule su comercialización.

En el mundo existen diversos activos que cambian de precio cada minuto, cada hora o cada día. Acciones, monedas, materias primas. De ahí surge el atractivo de comprarlos o venderlos, apostando a una rentabilidad producida por los frecuentes cambios de precios. Pero usted ni yo sabe qué sucederá en el futuro. Así como los precios pueden subir, también pueden bajar. No existe una bola de cristal en finanzas, ni tampoco el tarot puede aportar certeza. El futuro es incierto y dado esto las personas asumen riesgos al comprar y vender algo. Porque todo puede pasar. Un país de constantes catástrofes naturales debería saberlo.

El tema es qué grados de riesgo desea asumir la persona. Las personas que nos dedicamos a la economía estudiamos distintas variables como la producción, el nivel de precios, las tasas de interés, el desempleo y otras, para proyectar lo que pasará en el futuro dado que está todo relacionado. Así reducimos el riesgo, pero no lo eliminamos. Si hay un terremoto en Chile eso cambia todo el escenario. Lamentablemente existen colegas (unos muy conocidos en televisión) que juegan a saber el futuro y aceptan administrar dinero ajeno bajo esa premisa prometiendo retornos inverosímiles. El problema no es administrar dinero ajeno. Es qué haces con él. Gente como AC Inversions lo apuestan al todo y nada.  

LA RECOMENDACIÓN

Patricio Santos. socio mayoritario de AC Investors
Patricio Santos. socio mayoritario de AC Inversions

Cristian llegó a AC Inversions por consejo de Patricia Ramirez Dinamarca, ex colega de su hermano Andrés en LAN. Patricia se desempeñaba como Supervisora de Servicio a Pasajeros en LAN y es la esposa de Rodolfo Dubó, socio de AC Inversions. Andrés la recuerda como una persona en la que confiaba ciegamente. Excelente profesional, amable, atenta. Me extraña, me aterra”. Andrés afirma que “Patricia recomendaba la empresa. Decía que entregaba rentabilidades seguras y que su esposo era ejecutivo de la empresa”. A pesar de ello Andrés puntualiza que “siento mucha lástima porque la reputación de Patricia está por el suelo. Quiero convencerme de que ella también fue engañada por la avaricia de su marido. Pero eso lo pienso porque la aprecio“.

La oficina de AC Inversions estaba ubicada en Gran Avenida 4697. Andrés la recuerda como una oficina “pequeña” y que la comunicación con la empresa era por vía telefónica. “Atendía una secretaria que resolvía dudas y fechas de pago“. Andrés señala que sólo una vez hubo atraso de 5 días en un pago de $50.000 de utilidad, algo que resolvieron telefónicamente con Patricia y Rodolfo. Sobre este último recuerda “Era simpático. Siempre te saludaba sonriendo. Nunca se me ocurrió preguntarle su profesión, como para estar manejando una empresa de Forex“.

REFLEXIÓN

800x480_ME_01

De acuerdo a la Real Academia Española el concepto de “estafa” hace mención al “delito consistente en provocar un perjuicio patrimonial a alguien mediante engaño y con ánimo de lucro“. Reducir riqueza ajena para lucrar. Engañando. Eso hizo AC Inversions. Captar dinero prometiendo pagos fijos y seguros mes a mes, en situación de que la ocurrencia de esos pagos dependerían totalmente del resultado favorable de riesgosas inversiones que haría la empresa en búsqueda de lucro. Un engaño.

Sin embargo para que exista una estafa deben existir los estafados. Y es que, a riesgo de sonar impopular, las responsabilidades son compartidas. 5.000 serían las personas que creyeron en la seguridad de un inverosímil retorno, mas aun no sabiendo detalladamente como la empresa los generaría. El atractivo de obtener atractivas sumas de dinero fijas pudo más que el sentido común. Pues ninguna de estas personas reparó en advertir en algo tan simple como notar que la palabra “Inversions” no existe en el inglés. Es una mala traducción del español “inversiones”. La esperanza de acceder a una oportunidad exitosa pudo más que evaluar el riesgo de hasta endeudarse para participar del timo. Y es que hubo personas que participaron tras hipotecar sus viviendas.

El dinero cuesta. Chile es uno de los países donde más se afirma esta tesis. El 58% de trabajadores percibe un salario inferior a los $364 mil pesos, tan sólo el 10% de la población concentra el 42% de las riquezas del país y las jubilaciones promedio son inferiores a los $200 mil pesos. Sin embargo en ningún caso esta precaria realidad puede justificar la perdida de sentido común. Los millonarios suelen heredar sus fortunas a sus hijos, quienes siguen la administración de empresas e inversiones. Pero hay un elemento común asociado a la riqueza: la producción. Los Luksic producen minerales, bebidas, cervezas, piscos, programas de televisión, entre otros. Los Angelini producen celulosa y venden bencinas. Los Matte producen papel higiénico, electricidad, entre otros. Se coluden, pero producen algo que les permite coludirse. Si usted quiere ganar dinero tiene prácticamente 2 opciones: producir algo suyo o producir para otros. En Chile la mayoría se decanta por lo segundo, por variadas razones. Dado esto las remuneraciones son bajas. Pero si puede y quiere quizás debería optar por lo primero. Produzca el mejor completo de la población, la mejor empanada de las afueras del hospital, la mejor artesanía de su localidad, las mejores cortinas de la provincia o explique con manzanitas la disciplina que estudió en la universidad. Cree valor. Asumirá un riesgo menor al asumido al invertir en AC Inversions. Estará dejando a merced del incierto futuro su riqueza. Pero al menos un futuro que dependerá de su riqueza y su administración. No la de una minoría de inmorales.