El Brexit de Reino Unido explicado con manzanitas

Se acabó. No va más. Reino Unido decidió restarse de la Unión Europea en un referéndum histórico para los británicos y el mundo entero. Y es que las urnas prevalecieron. Una suerte de día de la independencia. Al respecto en esta nueva columna de Economía Para Todos buscaremos explicar con manzanitas el proceso de referéndum que decidió la salida de la Unión Europea. Y es que la decisión de permanecer o salir del bloque se sometió a escrutinio popular el día 23 de junio, siendo la gente la encargada de dirimir entre dos opciones a las que se atribuían importantes implicancias en los mercados financieros y la economía mundial. Antes de la votación, y con certeza hoy, las bolsas internacionales no han escatimado en castigar el precio de las acciones europeas y la libra esterlina la histórica decisión. Una tendencia bajista que fue revertida durante esta semana, conforme parecía ser que los británicos se inclinarían finalmente por permanecer en el bloque. Sin embargo los resultados sorprendieron a todos. ¿En qué podría afectar la salida del Reino Unido de la Unión Europea? ¿Cuáles serían las implicancias sobre la economía mundial y nacional? Esperamos que estas preguntas puedan encontrar respuestas en esta columna.

Origen de una HISTÓRICA salida

An EU official hangs the Union Jack next to the European Union flag at the VIP entrance at the European Commission headquarters in Brussels on Tuesday, Feb. 16, 2016. British Prime Minister David Cameron is visiting EU leaders two days ahead of a crucial EU summit.  (AP Photo/Geert Vanden Wijngaert)
Fuente: AP Photo/Geert Vanden Wijngaert

“Brexit” es un acrónimo ingles formado por la unión de las palabras “Britain” (Gran Bretaña o Reino Unido) y “exit” (salida). A principios de 2013 el actual Primer Ministro británico, David Cameron, anunció que la decisión de permanencia o salida del Reino de la Unión Europea se sometería a escrutinio popular si es que él se mantenía en el cargo tras las elecciones generales de 2015. Cameron prometió esto en respuesta a presiones ejercidas por parlamentarios del Partido Conservador y miembros del Partido por la Independencia del Reino Unido, quienes acusaron que el pueblo británico no se había podido pronunciar sobre esta materia desde el año 1975.

El Partido de la Independencia del Reino Unido se formó a principios de la década del 90’ motivado por una posición en contra de la participación de la Mancomunidad en la Unión Europea. Su propuesta política se cimentó en las crecientes dudas de la población sobre la conveniencia de seguir participando en el bloque comercial. Así el partido consiguió el tercer lugar en las elecciones europeas de 2004, el segundo en las de 2009 y el primero en las de 2014. Estas últimas elecciones fueron las primeras desde 1906 en los que el partido más votado no resultó ser el Partido Conservador ni el Partido Laborista.

Dada esta escalada, fomentada por crecientes votaciones, las autoridades no pudieron omitir la petición de un referéndum.

Las razones para salir

46f40b81-1f88-4efc-b27a-360351cd93c5_879_586

Existen diversas razones en las que se sustentaron los partidos y movimientos políticos británicos para estar a favor de salir de la Unión Europea. Sin embargo, para efectos de simplicidad, asumiremos que existieron 2 razones fundamentales.

La primera hace mención al crecimiento económico, tanto potencial como real. Muchos británicos se fueron convenciendo poco a poco que Reino Unido está produciendo menos de lo que podría producir, debido a que la Unión Europea ha frenado la actividad económica con la imposición de reglas a los negocios y el cobro de altas tarifas anuales por concepto de membresía, las que no han generado retornos. Para entender este punto asumiremos un ejemplo. Suponga que en un país existen 3 productores de leche. Tras varios periodos de poca rentabilidad, deciden agruparse y formar un gremio que defina una serie de reglas en común: ¿a quién vender? ¿a cuánto vender? ¿qué salarios pagar? Entre otras materias. La agrupación prevé que tras esto mejorará la rentabilidad de los 3 productores, por lo que se define una tarifa de membresía para cada miembro con miras a generar un pozo común de dinero que se invertirá en necesidades comunes. Sin embargo, tras años de acuerdo, un productor evalúa minuciosamente los beneficios ostentados desde la unión y considera que estos no  aumentaron tras la membresía. El productor vende a mismos precios que antes, y para peor produce menos. Así también el productor ha debido renunciar a ciertos clientes y negocios, por lealtad a las reglas del gremio. Al respecto al productor le surge la pregunta: ¿Estará mejor mi negocio si salgo de la unión? 

La segunda razón esgrimida por los sectores euroescépticos se vincula al control de la migración. Hace ya muchos años el Reino Unido viene resintiendo las externalidades negativas de recibir inmigrantes día a día, mes a mes, año a año. Al respecto muchos líderes de la Isla Grande se propusieron recuperar el control absoluto de sus fronteras, de forma de reducir el número de inmigrantes, especialmente los de la Unión Europea. Y es que los países miembros de la Unión están obligados a la “libertad de movimiento”: una persona no necesita visa para vivir en otro país del grupo. Al respecto el Reino Unido se cansó e impulsó el referéndum para tratar de proteger los empleos internos y garantizar que estos sean ejercidos sólo por británicos. 

Implicancias económicas

brexit-eu-referendum-580x358

Antes de la votación la mayoría de autoridades políticas del Reino Unido y de todo el Mundo alertaron de las nefastas consecuencias que traería para la Isla y la Unión Europea una retirada del bloque. De acuerdo al influenciador periódico “The Economist3 millones de trabajos en la Isla Grande penden de un hilo hoy tras la decisión de Gran Bretaña. Voces más incipientes, férreos promotores de la salida del Reino, han esgrimido que la creación de empleos no dependen de la permanencia o salida de un bloque de países, sino más bien de la demanda de productos, leyes laborales y salarios promedio, aspectos que podrían verse favorecidos aun tras el retiro.

En una vereda más concreta, se estima que en 2015 la contribución que realizó Gran Bretaña a la Unión Europea fue de US$ 12.000 millones de dólares, dinero que dejaría de percibir el bloque con la salida de los británicos. Esta contribución equivale al 12,6% del presupuesto total actual de la Unión, el tercer mayor aporte detrás del de Alemania y Francia. En palabras simples imagine que un hijo profesional se va de la casa: una boca menos que alimentar, pero a la vez una reducción del ingreso familiar. 

En el plano del comercio exterior y la diplomacia diversas voces han esgrimido posturas a favor y en contra. Por un lado se defiende que la desafiliación del Reino Unido les permitirá aspirar a firmar atractivos acuerdos comerciales con países como China o India, naciones que se han resistido a firmar acuerdos con la Unión Europea como bloque conjunto de países. Imagine que un amigo suyo no quiere invitarlo a una fiesta, porque sabe que usted concurrirá con su pareja y a su amigo ella(él) le desagrada. Sin embargo, en la vereda contraria, quienes defendieron a viva voz la permanencia del Reino Unido advirtieron que Gran Bretaña dejaría de exportar e importar bienes tanto como antes, dado que los acuerdos comerciales que hoy permiten al Reino comercializar con el exterior son acuerdos que suscribió la Unión Europea. De esta manera Gran Bretaña tendrá que firmar nuevos tratos comerciales bilaterales para mantener, o no ver deteriorada, su comercio internacional.

Con todo, la OCDE estima que el PIB de la mayoría de los países de la Unión Europea caerá producto de la salida de Gran Bretaña. El mercado pareciera ratificar dicho pronostico y hoy todas las bolsas europeas operaron con fuertes bajas, cimentando la tesis de un “viernes negro” para Europa. Expertos estiman que poco a poco veremos una depreciación de la libra esterlina (moneda del Reino Unido) del orden del 12%. Anticipándose a los periodos poco auspiciosos, el día de hoy el Primer Ministro David Cameron anunció su renuncia al cargo, efectiva durante la primera semana de octubre.

Conclusiones

636023609279117019w

El 51,4% de las exportaciones del Reino Unido son consumidas por países de la Unión Europea. En palabras simples: la mitad de las ventas al exterior son realizadas a la mayoría de Europa. En contraste, sólo el 6,6% de las importaciones del Reino Unido provienen del bloque. Para la Isla Grande los países de la Unión son un buen cliente, pero no así buenos proveedores. Ante un eventual bloqueo comercial, el Reino Unido no sólo deberá establecer nuevos tratados comerciales, sino además encontrar clientes que sustituyan las eventuales menores compras por parte de Europa. En esa línea es que el Presidente del Parlamento Europeo, entre otros líderes, advirtieron que si Reino Unido decidía salir del bloque esta decisión no tendría “vuelta atrás”.

A pesar de todo el Reino decidió salir. Las diversas decisiones que tomará Europa, Estados Unidos y China aun son impredecibles. Con todo la volatilidad de las inversiones aumentará, conforme ha aumentado la incertidumbre y el miedo tras esta histórica decisión. Como país sólo resta rezar para que la disputa europea no cause problemas en Asia: nuestros principales socios comerciales. 

 

Etiquetado con: