E

El sábado 23 de septiembre de 2017, a las 21:08 horas, el funcionario civil de Carabineros de Chile, Álex Smith Leay, recibió un misterioso mail. Esa noche, a su casilla Hotmail, llegó un correo electrónico enviado por el capitán Leonardo Osses Sandoval, miembro de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de la institución. El asunto del correo contenía 3 iconos, conocidos popularmente como “emojis” o “emoticones“: un notebook, una flecha y un celular (en ese orden), además de un archivo de texto titulado “Llaitul.txt“. Dicho archivo (que puedes revisar en formato PDF acá) contenía lo que, aparentemente, eran confusas conversaciones de “chat“.

A esa misma hora, el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) de Temuco se preparaba para una intensa jornada de trabajo. Ese sábado, a tempranas horas de la jornada, personal de la institución y la Fiscalía, habían desplegado un intenso operativo policial que terminó con allanamientos, incautaciones y 8 detenciones. El operativo no era cualquiera. Era el golpe de gracia de la denominada “Operación Huracán“.

LA OPERACIÓN HURACÁN

Hector Llaitul, líder y vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM).
Foto: Sebastián Beltrán Gaete / Agencia Uno.

A comienzos de 2017, el ex Director General de Carabineros, Gral. Bruno Villalobos Krumm, creó la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE). La misión de esta Unidad era investigar profundamente delitos ligados al denominado “conflicto mapuche” y, en general, todo suceso de violencia rural ocurrido en las regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos. La autoridad nombró al, por entonces, Director Nacional de Inteligencia, Drogas e Investigación Criminal, Gral. Gonzalo Blu Rodríguez, como general al mando del naciente departamento.  

El 20 de septiembre de aquel año, la Fiscalía de La Araucanía recibiría un primer informe de la Unidad, firmado por el Gral. Gonzalo Blu. El denominado “Informe Nº 130” daba cuenta que, tras labores de inteligencia desarrolladas durante el año, Carabineros habría logrado dar con los responsables de una serie de ataques incendiarios cometidos en la zona, quienes estarían planificando y coordinando 3 nuevos golpes. Entre las pruebas que sustentaban las sospechas de la institución, se encontraban una serie de conversaciones vía “chat” interceptados por la Unidad. En estas conversaciones, desconocidos parecían coordinar y ultimar los detalles de 3 ataques incendiarios que se llevarían a cabo en la zona.

Inmediatamente, la Fiscalía remitió el Informe Nº 130 al Juzgado de Garantía de Temuco, con el fin de solicitar ordenes de registro, incautación y detención en contra de los individuos mencionados en el documento. 3 días más tarde el Juzgado aprobó las ordenes, por lo que el sábado 23 de septiembre, Carabineros de Chile procedió a realizar allanamientos, incautaciones y detenciones simultáneas en Temuco, Los Ángeles, Concepción, Talcahuano y Ercilla.

Como resultado del operativo policial, se detuvo a 8 comuneros mapuches, entre ellos una persona clave: Héctor Llaitul Carrillanca, líder y vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM).

PRUEBAS Y PRISIÓN

Hector Llaitul, líder y vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco, en audiencia de formalización.
Foto: Francisco Flores Seguel / Agencia Uno.

El 24 de septiembre de 2017, un día después de haber sido detenidos, se realizó la audiencia de formalización de los 8 comuneros mapuches. A la mayoría de los individuos se les imputó responsabilidades en una serie de ataques incendiarios realizados en agosto de aquel año. Adicionalmente, a 2 de los detenidos, se les imputó el delito de incendio terrorista. Finalmente, la Fiscalía acusó a todos los individuos de estar coordinando y planificando 3 nuevos ataques incendiarios, uno de ellos a perpetrarse en Vilcún un día antes de que se diera lectura al veredicto del caso Luchsinger-Mackay.

El Juzgado de Garantía de Temuco decretó prisión preventiva para los 8 detenidos, quienes fueron enviados a recintos penitenciarios de Concepción, Valdivia y Angol. Adicionalmente, la autoridad judicial fijó 4 meses de investigación para poder dilucidar las eventuales responsabilidades imputadas a los individuos.

Así, la Fiscalía logró el encarcelamiento del líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), Héctor Llaitul, sindicado por muchos como “el jefe de la organización terrorista más grande de Chile”. Junto a él, quedaron 7 personas más en prisión, entre ellos su hijo. Los persecutores sustentaron sus acusaciones en supuestas conversaciones realizadas por WhatsApp, Facebook Messenger y Telegram, en la que los individuos se coordinaban para perpetrar futuros atentados. La mayoría de estos diálogos eran los mismos que contenía el archivo “Llaitul.txt” enviado por el capitán Osses a Smith. Un mail recibido la noche anterior a la formalización de los comuneros, horas después de realizados los allanamientos y las detenciones.   

EL PROFESOR

Álex Smith Leay.
Foto: Hector Andrade / Agencia Uno.

Alex Guillermo Smith Leay, de 44 años, nació en Temuco el 31 de agosto de 1974. El “profesor”, como lo apodaban en Carabineros, cursó estudios de ingeniería agrícola y forestal en Inacap. Hasta 2017 se desempeñó como docente en la Universidad Mayor y Santo Tomás de la Región de La Araucanía.

El profesional declara haber sido creador del softwareAntorcha“, programa capaz de interceptar conversaciones realizadas en aplicaciones de mensajería instantánea, como WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger. Gracias a este desarrollo web, Smith Leay colaboraba con Carabineros de Chile desde enero de 2017

La noche del sábado 23 de septiembre, día en que se detuvo a los 8 comuneros mapuche y a horas de su formalización, Smith se encontraba en un amplio salón de Labocar, en medio de múltiples equipos computacionales. En el mismo recinto, estaba acompañado del Capitán Leonardo Osses. Esa misma noche, Osses Sandoval envió el archivo “Llaitul.txt” a Smith. Este archivo contenía las mismas conversaciones que se utilizaron en la formalización de los comuneros, las que sirvieron de prueba para decretar la prisión preventiva e iniciar las investigaciones en su contra. Todo indicaba que el software “Antorcha” resultaba ser una herramienta eficiente a la hora de evitar ataques terroristas y castigar a quienes tuvieran intenciones de perpetrar delitos.

LOS CHATS IMPOSIBLES

Capitán (R) Leonardo Osses.
Foto: Hector Andrade / Agencia Uno.

Actualmente, los servicios de mensajería instantánea, tales como WhatsApp, Messenger o Telegram, no permiten una sincronización de las aplicaciones. En palabras simples, si una persona envía un “Hola. ¿Cómo estás?” a través de WhatsApp, este mensaje será recibido por otra persona en la misma plataforma: WhatsApp. Actualmente, es imposible que ese mensaje sea recibido por la otra persona en Messenger, pudiendo responderlo mediante dicha aplicación y sostener así conversaciones “multi-plataformas”. Concretamente, es imposible sostener conversaciones utilizando simultáneamente 2 aplicaciones de mensajería distintas.

Tras la audiencia de formalización, el Ministerio Público comenzó a analizar las conversaciones interceptadas por Carabineros, pruebas en que se sustentó la prisión preventiva de los 8 comuneros mapuche. Las pericias iniciales llamaron la atención de los persecutores.

En la operación del 23 de septiembre, al líder y vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), Hector Llaitul, se le incautó un teléfono móvil, marca Lenovo, modelo A319. De este aparato, desde la carpeta de historial de conversaciones de la aplicación Telegram, se extrajo un archivo que contenía supuestas conversaciones que habría mantenido con Martín Curiche, otro de los 8 detenidos. En el diálogo, un usuario que figura bajo el seudónimo de “negro“, felicita al resto del grupo por lo que declara que fue una “operación exitosa“. Más adelante, el mismo usuario señala que el próximo objetivo sería “fuego” en “camiones correa“.

Efectivamente, tras realizar pericias a uno de los celulares incautados a Curiche, este también contenía esta conversación en su teléfono. Sin embargo, el archivo que daba cuenta de este diálogo figuraba en la carpeta de la aplicación Facebook Messenger. Esto sugería que Curiche mantuvo esta conversación con Llaitul a través de Facebook Messenger, mientras que Llaitul la sostuvo con Curiche a través de Telegram. Actualmente, resulta imposible mantener una conversación a partir de 2 aplicaciones distintas. 

La indagación de la Fiscalía fue más allá. Y es que, del celular de Martín Curiche, se sustrajeron 3 conversaciones idénticas desde 3 aplicaciones distintas: Facebook Messenger, Telegram y WhatsAppEsto plantea que Martín Curiche habría sostenido 3 veces una misma conversación, en cada una de las 3 aplicaciones mencionadas.

Finalmente, en las indagatorias del Ministerio, se determinó que 3 archivos de conversaciones, sustraídos del celular de Martín Curiche, figuraban como creados el sábado 23 de septiembre: uno a las 21:50 horas, otro a las 23.29 horas y el tercero a las 23.35 horas. Para esas horas, Curiche estaba detenido y su celular en manos de Carabineros.

PERITAJES EXTERNOS Y CIERRE DE LA INVESTIGACIÓN

Fiscal Nacional Jorge Abbott.
Foto: Rodrigo Saenz / Agencia Uno.

Mientras la incredulidad era la tónica en la Fiscalía, el jueves 19 de octubre de 2017 la Corte Suprema, de forma unánime, acogió un recurso de amparo presentado por la defensa de Héctor Llaitul y ordenó la liberación inmediata de los 8 comuneros mapuche. El recurso había sido descartado por la Corte de Apelaciones de Temuco días atrás. Sin embargo, la máxima instancia judicial del país aceptó la solicitud, considerando que no se había logrado establecer, de forma suficiente, la participación de los imputados en los hechos descritos, por tanto no se justificaba la medida cautelar aplicada (prisión preventiva).

Los días pasaban y en el Ministerio Público empezó a masificarse un alarmante rumor: la posible falsificación de pruebas. Sin embargo, una acusación de tal envergadura, no podía ser tomada a la ligera y esgrimida sin sustento. Fue así que el 11 de diciembre de 2017, la Fiscalía de Temuco, mediante el Oficio Nº 1032, solicitó a la Unidad Especializada de Lavado de Dinero, Delitos Económicos, Medioambientales y Crimen Organizado (ULDDECO) del Ministerio Público, una serie de peritajes a los mensajes y conversaciones sustraídos de los teléfonos móviles de los imputados.

Fue el 28 de diciembre que la Unidad remitió sus conclusiones. En ellas, se reporta que varios de los archivos periciados poseen un formato distinto al que usan las aplicaciones para guardar historial, al tiempo que se detectaron conversaciones similares en más de una aplicación, lo que calificaron como “irregular”.

Con este informe, la Fiscalía ordenó 2 peritajes externos adicionales, para analizar lo reportado por la ULDDECO. Uno fue encargado a un ingeniero en computación e informática de la Universidad de Santiago, mientras que el otro al Laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI). Ambos respaldaron las conclusiones de la ULDDECO.

Con estos antecedentes, el 25 de enero de 2018, el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, confirmó la orden anunciada por el Fiscal Regional de La Araucanía: el cierre definitivo de las investigaciones en el marco de la “Operación Huracán“. Al mismo tiempo, la máxima autoridad del Ministerio Público comunicó que, simultáneamente, se daba inicio a una investigación por falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación, contra “quienes resulten responsables”. El Fiscal Nacional Abbott, no tuvo reparos en calificar todo lo ocurrido como “un hecho inédito y gravísimo ya que significa alterar información y pruebas”Con todo, sentenció que lo acontecido resultaba ser “un hecho inédito en la historia de la reforma al sistema (procesal penal)“.

REESTRUCTURACIÓN EN CARABINEROS Y QUERELLA DEL ESTADO

Hector Llaitul y otros comuneros dejados en libertad.
Foto: Alejandro Zoñez / Agencia Uno.

Los 8 comuneros mapuche fueron sobreseídos por la Justicia. Inmediatamente, 5 de ellos presentaron una querella en contra de 7 funcionarios de Carabineros. A esta acción, posteriormente se sumó el Ministerio del Interior, quien interpuso una querella en contra de “quienes resulten responsables”.

Horas después de asumir el cargo, el Presidente Piñera aceptó la renuncia del Director General de Carabineros de Chile, Gral. Bruno Villalobos Krumm. Al mismo tiempo, se produjo la renuncia del Director Nacional de Inteligencia, Drogas e Investigación Criminal, Gral. Gonzalo Blu Rodríguez. Este último fue él que firmó el polémico Informe Nº 130, documento con el que se dio paso a la “Operación Huracán”.

Presidente Piñera nombra a Gral. Hermes Soto como Director de Carabineros.
Foto: Francisco Flores Seguel / Agencia Uno.

El 14 de marzo el Presidente Piñera nombró al Gral. Hermes Soto Isla como nuevo Director General de Carabineros de Chile. Su designación supuso la salida de 15 Generales, el ascenso de 16 Coroneles y la disolución de la Dirección Nacional de Inteligencia, comandaba por Blu. La reestructuración vivida por la institución fue calificada como “la más importante desde la vuelta a la democracia”.

Finalmente, el 3 de abril de 2018, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) se querelló en contra del ex Director Nacional de Inteligencia de Carabineros, Gral. (R) Gonzalo Blu, el mayor (R) Patricio Marín, el capitán (R) Leonardo Osses y el profesional Álex Smith Leay. Esta es la gran acción judicial presentada en contra de los presuntos responsables de falsificar pruebas y obstruir a la justicia.

Hoy está todo en manos de la Justicia. Es de esperar que, esta vez, no existan pruebas falsificadas.