E

En la siguiente columna explicaremos con manzanitas por qué los trabajadores de Minera Escondida están a punto de irse a huelga por segundo año consecutivo. Una huelga que, el año pasado, puso en jaque a la economía chilena

2017: LA HUELGA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA

El 9 de febrero de 2017 los trabajadores de Minera Escondida iniciaron la huelga más larga de la historia de la minería chilena.  La paralización, que se extendió por 43 días, puso en jaque a BHP Billiton, compañía australiana dueña del yacimiento con mayor producción de cobre del Mundo. Tras la decisión de los trabajadores, la compañía disminuyó un 17% su producción mensual, dejando de producir aproximadamente 77.200 toneladas, lo que significó una disminución de 91% en las ganancias de la empresa.

En octubre de 2013 se cerró la última negociación colectiva realizada en Minera Escondida. En aquella oportunidad, la empresa pagó un bono de $23 millones a todos los trabajadores. Sin embargo, de aquel acuerdo ya habían pasado 3 años y medio, por lo que los trabajadores decidieron demandar mejoras salariales y laborales.  

Así, en 2017 los cerca de 2.500 trabajadores de la minera exigieron el pago de un bono de $25 millones por trabajador y un reajuste salarial del 7%. Sin embargo, la empresa en primera instancia sólo ofreció un bono de $8 millones. Con el pasar de los días la compañía fue cediendo posiciones, hasta presentar una última oferta: el pago de un bono de $11,5 millones por trabajador y un reajuste salarial de acuerdo a IPC. Los trabajadores no aceptaron.

En este contexto es que el jueves 23 de marzo de 2017, el Sindicato Nº1 de Minera Escondida anunció que, tras 43 días de paralización, se daba por terminada la huelga. Los trabajadores decidieron acogerse al artículo 369 del Código del Trabajo, el que les permitió extender por 18 meses el contrato colectivo vigente hasta la huelga. Con esto, los trabajadores volvieron a sus puestos de trabajo sin recibir reajuste salarial, ni bono por término de conflicto. Sin embargo, las miradas se enfocaron en una nueva negociación colectiva que podrían iniciar después de 1 año y medio.

Hoy, transcurrido ese plazo, los trabajadores emprenden una nueva huelga. 

2018: EL SINDICATO CONTRATACA

El pasado 18 de junio comenzó la nueva negociación colectiva entre sindicatos y directivos de Minera Escondida. A fines de mes, cercanos al proceso daban cuenta que las posturas estaban más que alejadas.

Los trabajadores del yacimiento solicitan la modificación de 62 puntos del contrato colectivo que se intentó negociar en 2017, pero que finalmente se extendió por 18 meses más. En lo grueso, los trabajadores insisten en el pago de un bono de $25 millones por trabajador. No obstante, la postura de la empresa ha sido la de realizar modificaciones menores al contrato colectivo y pagar un bono de $18 millones. Esta última oferta fue rechazada la semana pasada por el 84% de los trabajadores.

La estrategia de los trabajadores es iniciar una nueva huelga legal este martes 7 de agosto. Los funcionarios están preparados para extender la paralización por, al menos, 30 días. La estrategia de la empresa fue la de solicitar una mediación a la Inspección del Trabajo, para así evitar el comienzo de una huelga este martes. Esto alargaría las negociaciones por 5 días hábiles, pudiendo prorrogarse por otros 5, lo que aplazaría la huelga que tienen decidida emprender los trabajadores 

“QUÉ SE VAYA EL PAÍS A LA CHUCHA”

La Tercera PM dio cuenta que, antes de votar la huelga, los trabajadores del Sindicato Nº 1 de trabajadores se reunieron en asamblea. En la cita, el presidente del sindicato, Patricio Tapia, dio cuenta a los presentes de una conversación que sostuvo con Mario Livingston, asesor del Ministerio del Trabajo. En el dialogo, Tapia comenta los decididos planes del sindicato: irse a huelga. El funcionario público réplica que con eso “van a cagar al país” (sic), lo que desata carcajadas de los asistentes. Tras esto, Tapia declara haberle dicho:

“Lo único que atinó a decir fue van a cagar al país, y ¿quién ve por nosotros? Entonces, ¡que se vaya el país a la chucha!”

Aquello desató los aplausos de los presentes. Puedes escuchar el audio ACÁ.

IMPACTO SOBRE ECONOMÍA Y BHP

La huelga de Minera Escondida impactó de lleno a la economía chilena en 2017. En febrero del año pasado se registró un crecimiento económico de -1,9% anual, la peor cifra desde julio de 2009, mes marcado por la crisis económica mundial. En tanto, en marzo del mismo año el IMACEC fue de 0%, lo que significó que la economía creciera un 0,1% en los primeros tres meses del año.

Los ministros de Hacienda y Economía han mostrado su preocupación frente a la coyuntura que atraviesa la minera. Ambos titulares han sincerado que una nueva paralización, sin duda, afectará la economía. 

De acuerdo a la información proporcionada por Minera Escondida Limitada a la Comisión para el Mercado Financiero (ex SVS), en 2017 la empresa obtuvo ingresos por US$6.364 millones y costos operacionales por US$ 4.660 millones. De estos, sólo US$ 333 millones corresponden a salarios y beneficios laborales, lo que representa un 5% de los ingresos. Tras impuestos, costos financieros e ingresos extraordinarios, Escondida obtuvo ganancias por US$ 1.199 millones. Al precio dólar a la fecha de esta columna, esto equivale a 30.886 bonos de $25 millones.